Escucha esta nota aquí

Ya van 26 casos sospechosos de la variante de coronavirus brasileña, 20 en Puerto Quijarro, 1 en Montero y cinco en la capital cruceña, todos ellos con viaje a Brasil en su historial.

El coronavirus está golpeando con fuerza a los municipios fronterizos, lo que se está convirtiendo en dolor de cabeza para las autoridades departamentales en Santa Cruz, por eso insisten en la necesidad de contar con vacunas anticovid. 

Anoche, Carlos Hurtado, jefe de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes) Santa Cruz, dijo que desde hace más de una semana están esperando vacunas contra el coronavirus, de las 228.000 que llegaron país, pero que el Gobierno nacional no las envía y no da ninguna explicación del por qué la demora.  "Necesitamos vacunar en frontera", urgió el galeno.

Desde hoy, el Sedes se comprometió a inmunizar a toda la población fronteriza, empezando con la de mayor riesgo. Para esa labor ya tienen asignadas 10.000 dosis a Puerto Suárez y Puerto Quijarro, y 3.000 a San Matías. La intención es llegar al 100% de esa población, aunque inicialmente solo se hablaba de los grupos vulnerables. 

Lo que el Sedes no dejó claro es si, independientemente de que la entrega se retrase más, cuentan con las vacunas suficientes para cumplir con su estrategia, con las dos dosis incluidas.

Anteriormente, Marcelo Ríos, director del Sedes cruceño, ya había hecho el mismo reclamo. Inicialmente, se le había informado que les entregarían las vacunas este fin de semana pasado, pero eso no ocurrió.


Comentarios