Escucha esta nota aquí

El cuerpo de seguridad del presidente Luis Arce Catacora agredió a un fotógrafo de EL DEBER, primero para evitar que tome el momento en el que al presidente Luis Arce se le salió el zapato derecho mientras caminaba, el viernes, por el campo ferial de Santa Cruz, y luego lo llevaron a empujones a un costado y sólo la aparición de un camarógrafo de un medio colega impidió que lo golpearan.

La víctima relató que, por la cantidad de personas congregadas en el lugar, se le salió el zapato al presidente. “Yo metí la cámara para tomar una fotografía del momento”, dijo. Lo primero que sintió fue que uno de los escoltas militares del mandatario metió la mano al lente para evitar que tenga la toma.

Luego de eso vinieron los empujones de los oficiales militares. En ese forcejeo le rompieron la camisa del fotoperiodista.

“Yo sentí que me empujaban entre más de una persona. Alguien me puso el pie por atrás para que me cayera. En ese momento, en el intento de no llegar al suelo, alcé la cámara y sin querer le di un golpe a uno de los efectivos de seguridad”, relató.

Posteriormente, el fotógrafo se disculpó. “Me acerqué a la persona que recibió el golpe y me disculpé, pero cuando intentaba retirarme, vinieron dos o tres para arrinconarme a empujones”.

El integrante del equipo de prensa de este medio advirtió que “en ese momento, creo que su intención era golpearme y tal vez quitarme la cámara”.

Sin embargo, un camarógrafo de un medio de comunicación televisivo llegó con una exclamación e inmediatamente encendió la luz de su cámara para empezar a filmar lo que ocurría.

Los efectivos de la seguridad presidencial se retiraron, pero antes de eso uno de los ellos le gritó al fotógrafo que iba a demandarlo por el golpe que le propinó. Él insistió en que no fue intencional.

Comentarios