Escucha esta nota aquí

Seis campesinos que trabajaban en sus chacos en la comunidad Tawantinsuyo,  a 120 km por el sector de la zona norte de Yapacaní, fueron sorprendidas por la crecida del río, quedando aisladas, razón por la cual un equipo de rescate de la alcaldía y la gobernación partieron al lugar para poder trasladarlas a un lugar seguro.

"Seis horas por tierra y dos horas por agua tuvimos que recorrer para llegar al lugar donde quedaron atrapados cuatro varones y dos mujeres, que por la distancia no se enteraron de la alera por la crecida del río", detalló el responsable de la unidad de gestión de riesgos, José Manuel Ignacio Fita, quien dio cuenta que de las seis personas rescatadas tres fueron llevadas a un centro de salud para ser atendidos, ya que estuvieron expuestos a bajas temperaturas.

Según informo Fita, la lluvia del 19 y 20 de agosto causó la crecida del río Yapacaní hasta los 5,16 metros y el caudal llegó a la cuenca baja dos días después, lo que podría haber sorprendido a las personas que se quedaron aisladas y que finalmente fueron rescatadas el fin de semana.

Río Ichilo también amenaza

Por otro lado, una comisión se trasladó hacia las comunidades de la TCO Yuracaré Mojeño, afectadas por el rebalse del río Ichilo, donde unas 350 familias que viven en sus riberas habrían sido afectadas por la riada la jornada del pasado jueves, después que las lluvias torrenciales que hicieron subir el nivel del río a mas de 13 metros, detalló Fita, quien no descarta la declaratoria de zona de desastre. 

Este desborde afectó a viviendas, cultivos y crianza de animales, que existen en por lo menos 20 comunidades, por lo que se realiza la recopilación de los daños, para brindar ayuda a los afectados. (Soledad Prado)