Escucha esta nota aquí

La alerta rota ante el inminente desborde de los ríos afecta a la cuenca Mamoré que abarca la zona norte de Cochabamba, Santa Cruz y Beni. En el departamento, la alarma ha puesto a las autoridades de Yapacaní en alerta para atender a la población.

El Servicio Nacional de Meterología e Hidrología (Senamhi) advierte a los municipios y comunidades que se asientan en la cuenca del Mamoré y sus afluentes sobre crecida de sus ríos y el desborde que podría ocasionar. Se suma a este panorama la previsión de lluvias intensas en la región desde la tarde noche de hoy martes hasta mañana miércoles.

El responsable de la Unidad de Gestión de Riesgo del Municipio de Yapacaní, José Manuel Ignacio Fita, señala que el pronóstico ofrecido por el Senamhi contempla lluvias de entre 60 y 90 mm por metro cuadrado. "El riesgo de rebalse se debe a la saturación de suelos que no absorben más agua y provoca la correntía de agua en los arroyos", explica el funcionario.

En Santa Cruz, la crecida de los ríos Yapacaní, Ichilo y Surutú son las más preocupantes. Senamhi ha considerado al río Piraí en alerta naranja, un rango mejor, aunque pide a la población que estreme las precauciones. La advertencia se extiende hasta el sábado 20 de febrero.

En Cochamba la advertencia de desborde implica a los ríos Ichilo, Ivirgarzama, Chimoré, Chapare, Ichóa, Isiboro, Eterazama y Veinticuatro. La alerta también afecta a la región de Beni y en especial a los ríos amazónicos como el Mamoré, Isiboro, Sécure, Ibaré y Apere.

El Senamhi tambiéna activó la alerta naranja para los departamentos de La Paz, Pando y Potosí, ante la probable crecida de los ríos.

Comentarios