Escucha esta nota aquí


Si bien ante los fiscales y policías guardaron silencio, cuando fueron presentados a los jueces cautelares fue diferente, pues los brasileños Luis Andrés Xavier Da Rocha y Benjamín Michel Emerson Da Silva, decidieron hablar y contar de la fuga de película que protagonizaron el pasado martes 14 de junio del recinto del Pc-7 de la cárcel de Palmasola, uno de los más seguros del país.

El fiscal Alexander Mendoza, los presentó ante el juez anticorrupción Roberto Parada y pidió la detención en la cárcel por considerar la existencia de pruebas fehacientes de su fuga.

Antes de deliberar, el juez le dio la palabra al brasileño Luis Andrés Xavier Da Rocha para que haga uso de su defensa material. Manifestó que está preso por el asesinato de Wilson Ledezma, pero se consideró inocente de ese hecho. Respecto a la fuga, Luis Andrés Xavier Da Rocha dijo que desde que llegó al Pc-7 empezó a ser extorsionado por otros internos a los que se veía obligado de pagarles dinero. Aseguró que incluso lo amenazaban con matarlo y que nunca pensó escapar, pero ante las constantes extorsiones de internos que mandaban en el Pc-7 y de algunos policías, decidió salir como sea.

El reo brasileño aseguró frente al juez que incluso pagó entre $us 5.000 y $us 10.000 para preparar la fuga a un recluso de nacionalidad peruana que purga una pena desde abril de 2018 por el delito de estafa, uso de instrumento falsificado, acusado de dirigir una banda delictiva para apoderarse de cuentas de usuarios de un banco.

Sin embargo, su compatriota Benjamín Michel Emerson Da Silva, a su turno le dijo al juzgador que no quería escaparse y que se vio obligado a salir porque Luis Andrés Xavier Da Rocha lo obligó.

Asimismo, Benjamín Michel Emerson Da Silva dijo que cuando fueron recapturados, en un inmueble cerca de la Universidad Gabriel Rene Moreno no tenía la intención de matar a policías. “Como yo sé manejar armas, apunté solo para que los policías se dispersen y podamos salir corriendo y escaparnos, pero no tenía el fin de matar a nadie”, dijo. Sobre las armas manifestó que cuando salieron de la cárcel una vagoneta Hilux con varias personas los recogió y ellos estaban con las armas que después les entregaron.

Ambos reos fueron llevados a otra cautelar por el fiscal Osvaldo Tejerina que los imputó por tentativa de homicidio, después que un policía resultara herido por un disparo en la recaptura. Frente a la jueza Estrella Montaño, ambos afirmaron que las armas eran de su propiedad y que la trajeron de Brasil. Los jueces determinaron la detención de Luis Andrés Xavier Da Rocha en la cárcel de Chonchocoro en La Paz y para Benjamín Michel Emerson Da Silva en El Abra de Cochabamba.

Las armas no entraron a la cárcel

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), coronel Julio César Cossio, manifestó que las armas fueron colectadas durante el operativo de recaptura un día después de la fuga, en un inmueble por la Universidad Gabriel René Moreno. Se trata de armas calibre 7.62 y 6.56 que según el coronel Cossio son de guerra.

El jefe policial reveló que los fugitivos, al verse rodeados por fuerzas del orden, empezaron a disparar, pero que se logró controlar el área de operaciones y se redujo a los delincuentes, pese al grado de violencia que ejercieron.

“Ellos ya estaban armados pero debemos aclarar que las armas nunca ingresaron a la cárcel de Palmasola”, dijo Cossio.

El jefe de la Felcc manifestó que, después de las investigaciones, se estableció que las armas fueron proporcionadas por la concubina de uno de los detenidos. Julio César Cossio, afirmó que hay una investigación en curso para esclarecer la fuga que incluye a policías. Aseguró que aún no se puede admitir si los brasileños pertenecen al PCC de Brasil y que esperan que sus pares de ese país les remitan documentación de antecedentes y otros detalles de su vida delictiva.

Comentarios