Escucha esta nota aquí

Alba Aparicio Fornas era un joven sicóloga graduada de la universidad de Valencia, España, que llegó hace un año a Trinidad para realizar labores de voluntariado. Ella trabajaba en la Organización No Gubernamental (ONG) Psicólogos sin Fronteras en la capital beniana, tratando a víctimas de violencia de género e intrafamiliar, comenta su compatriota Celia Pérez, que se desempeña en San Ignacio de Moxos, donde se conocieron el año pasado.

Alba falleció en el accidente aéreo registrado hoy a las 13:42 en la Laguna Suárez, a 10 kilómetros de Trinidad, en que pereció también otra persona de nacionalidad española y dos con doble nacionalidad, boliviana-española. En el siniestro también perdieron la vida los dos tripulantes, miembros de la Fuerza Aérea Boliviana.

Alba se comunicó con su amiga Celia por teléfono esta mañana. “Me dijo que le gustaba mucho Trinidad y que pensaba quedarse a vivir ahí. Si bien había decidido acogerse a la repatriación debido al coronavirus, me comentó que lo hacía por la incertidumbre de lo que va a pasar por el coronavirus, pero que una vez todo se solucione, pensaba retornar”, comenta Celia, oriunda de Madrid.

En el último contacto que tuvieron, Alba le mandó un audio en el que le decía que iba rumbo al aeropuerto trinitario Jorge Henrich. Era el segundo vuelo de hoy desde la capital beniana hasta Santa Cruz; el primero partió en la mañana también con cuatro españoles que llegaron a la capital cruceña para abordar el vuelo que el 6 de mayo llevará a ciudadanos oriundos y nacionalizados españoles hasta ese país.