En reunión de gabinete la semana pasada, la Secretaría de Planificación mostró una propuesta para regularizar asentamientos en el 17% de la superficie de esta zona negra

8 de julio de 2024, 4:00 AM
8 de julio de 2024, 4:00 AM

Son 124,6 hectáreas de área urbana intensiva; 195,9 ha de área extensiva urbana, equivalentes al 17% de la superficie total del Cordón Ecológico, las que figuran en el Informe 41/2024 de la Secretaría de Planificación, entregado al alcalde Jhonny Fernández este año.

El documento, titulado Informe técnico urbano subsanado para la delimitación y homologación del área urbana del centro poblado Parque Ecológico Metropolitano, fue expuesto por la secretaria de Planificación, Mariana Daga, y socializado la semana pasada en reunión de gabinete con secretarios, directores, subalcaldes y concejales, aunque de estos últimos, varios dijeron no estar informados.

“Lo que está en color rojo (ver la infografía), es donde actualmente están los asentamientos, y la propuesta es que sea homologado todo eso dentro del municipio de Santa Cruz de la Sierra. En resumen, 87% es para área de protección y el otro 13% quieren urbanizarlo, que es donde está la gente de los barrios Ambrosio Villarroel, Las Cabañitas, Puerto Busch y la parte del Canal Isuto”, dijo una de las personas que participó en ese gabinete.

Según Andrea Daza, ex secretaria municipal de Planificación, en entrevista con EL DEBER en febrero de este año, ya en 2017, en la gestión de Percy Fernández y Angélica Sosa, se introdujo la solicitud al Viceministerio de Autonomías, y las observaciones estaban siendo subsanadas.

En esa oportunidad, Daza defendió el procedimiento, como instrumento para proteger mejor la zona y para generar lineamientos, normativas y cumplimiento, porque actualmente, siendo rural el Cordón, no puede desarrollarse planificación del territorio, “y es en la planificación que implementamos el Plan de Uso del Suelo (PLUS)”, aclaró.

Para ella, hoy el Cordón es atendido por el municipio porque está dentro del Plan de Ordenamiento de la ciudad, pero insistió en que, “irónicamente”, el Cordón no es urbano.

Consultado sobre el tema, y sobre el dato extraoficial de reciente rechazo a la solicitud de homologación urbana en el Cordón, el viceministro de Autonomías, Álvaro Ríos, respondió que son como 200 los trámites que se inician por año, y que en ese momento no podía confirmar ni negar la información.

Ríos explicó que se trata de un tema de la Alcaldía, y que tendría que revisar la propuesta y luego las diferentes instituciones dar su información, “es todo lo que puedo informar por ahora, más información la dará el Gobierno Municipal”, indicó.

EL DEBER buscó la versión de la Alcaldía, específicamente de la Secretaría de Planificación, pero hasta el cierre de la edición no se manifestó la titular de esa repartición.


Infografía del Cordón

Los asentados

Aunque la dirigencia de Puerto Busch admitió que la regularización de estos barrios les conviene, también observaron que el beneficio llegue al punto del Canal Isuto, que no debe tener más de tres años de antigüedad como asentamiento, a diferencia de Puerto Busch, Ambrosio Villarroel y Las Cabañitas, que están dentro de esa zona de conservación desde hace al menos cuatro décadas.

Indicaron que hoy se reunirán con gente de la Alcaldía.

También dijeron no entender esta medida, luego de que en marzo de este año Jhonny Fernández los visitara para hablarles de reubicarlos.

Informaron que sin previo aviso recibieron la visita de una empresa que aseguró que estaba haciendo estudios geológicos.

“Nos alarmamos y preguntamos, explicaron que estaban viendo si se podía o no edificar y habilitar agua, ver las especies de fauna, etc. Se hicieron acompañar con la gendarmería; después llegó Luis Arnez, el coordinador municipal de los distritos”, detallaron.

Amparo Ruiz, dirigente, desconfía de que se trate de estudios para hacer edificaciones, y recordó que hace poco les dijeron que aparecieron supuestos propietarios de esa parte donde ellos habitan hace más de 40 años.

La Asociación de Cabañeros también denunció que les llegó información de personas que se atribuyen el derecho propietario en esa parte del Cordón.

Ruiz dijo que pelearon dos veces por la homologación con huelga de hambre y tapiado en la época de Angélica Sosa y que no sirvió para nada, y que sin embargo se hizo un estudio de suelo para el nuevo puente, que salió positivo para los urbanizadores.

 Zona negra o de riesgo

Con base en el trabajo realizado después de la inundación de 1983, el Colectivo Árbol concluyó que todas las obras de ingeniería civil ejecutadas en el área de influencia directa del evento catastrófico conocido como turbión de 1983, se realizaron por un múltiple equipo de profesionales con competencias específicas para mitigar los daños causados.

“De 320 hectáreas de áreas con dominio municipal a 2024, el Municipio podría recuperar 700 ha de dominio público si realmente tuviera la voluntad de hacer las cosas bien. Lo que está pasando en la llanura de inundación (Cordón Ecológico), es un burdo tráfico de tierras en complicidad con autoridades de los tres niveles de Estado”, dijeron del Colectivo Árbol.

Hace varios años, las casetas de los guardaparques están abandonadas