Escucha esta nota aquí

Policías del PC-1 de la cárcel de Palmasola sorprendieron a tres personas vendiendo resultados falsos de pruebas negativas de coronavirus a los familiares de los internos que pretendían ingresar al penal cruceño.

Fue tras la denuncia de visitas la tarde del sábado, los efectivos realizaron un rastrillaje por las afueras del centro de rehabilitación y lograron interceptar una vagoneta ploma con placa 398-ICI, en la cual se encontraban dos mujeres y un hombre.

Debajo del asiento trasero del vehículo se encontró un cuaderno, que tenía 5 pruebas rápidas de antígeno (AG) de SARS-COV2 con resultados negativos, que estaban siendo ofrecidas a las personas para poder ingresar Palmasola, burlando los controles policiales.

Sobre el caso, el director departamental de Régimen Penitenciario, Mauricio Romero, informó que desde finales del mes de enero se pide que las visitas presenten su prueba negativa del Covid-19 para ingresar al penal. Este resultado, debe ser emitido con un tiempo máximo de 21 días de anticipación.

“Por las exigencias de la cárcel se estaban dando modos para falsificar pruebas negativas porque tenían los documentos escaneados con la firma de un médico y solo le ponían el nombre de los compradores. Cada prueba falsa se vendía en 30 bolivianos”, sostuvo Romero en contacto telefónico con EL DEBER.

Los tres involucrados fueron aprehendidos y acusados de los delitos de falsedad material y atentado contra la salud pública, por lo que fueron derivados a celdas de Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), de Los Lotes, donde se aguarda su audiencia de medidas cautelares.

Una de las detenidas confesó que estaba vendiendo las pruebas falsas y dijo que lo hacía por necesidad”, agregó el director de Régimen Penitenciario.

Comentarios