Escucha esta nota aquí

Tal y como se anunció, desde el 1 de septiembre la capital cruceña ingresará en una nueva dinámica que se enmarca en la flexibilización de las medidas de la cuarentena ordenada, pero la alcaldesa interina de Santa Cruz de la Sierra, Angélica Sosa, expuso que su éxito y evolución dependerá de la forma de actuar de la ciudadanía.

Al momento de exponer las nuevas medidas posconfinamiento, la autoridad remarcó que el "anhelo" de flexibilizar las medidas y dar mayor apertura a los sectores, en tema de horarios y libertades, dependerá de la responsabilidad de los vecinos.

​Sosa explicó que el decreto firmado en las últimas horas responde a un criterio epidemiológico que da lugar a que la economía cruceña se levante, pero que esto no significa que la salud dejará de ser una prioridad, ya que todos los protocolos sanitarios y los rastrillajes permanecerán vigentes durante las siguientes semanas.

Además, la autoridad aclaró que las medidas no son rígidas, sino que se irán evaluando cada semana para determinar el rumbo de la cuarentena ordenada y el posconfinamiento, por lo que será esencial que la gente acate las medidas de bioseguridad y distanciamiento porque así el esfuerzo conjunto permitirá aplacar la curva de contagios por coronavirus.

Respecto a la diferencia de horarios en el cierre de ciertos sectores responde a que se debe pensar en horas escalonadas para evitar aglomeraciones entre la ciudadanía al momento de volver a sus hogares y así no colapsar al funcionamiento del transporte público que debe mantener la ocupación de sus unidades al 80% (solo pasajeros sentados).

"Sabemos que faltan actividades por seguir reactivando", sostuvo Sosa, a tiempo de explicar que algunas están en fase de revisión y que cada actividad económica será incorporada cuando los tiempos de la pandemia lo permitan.