Escucha esta nota aquí

La Alcaldía cruceña encuentra una piedra en el camino para fortalecer el sistema sanitario local en la lucha contra el coronavirus. La alcaldesa interina Angélica Sosa denunció que hay 40.000 pruebas rápidas retenidas en la Aduana Nacional de Bolivia (ANB), la cuales fueron enviadas como donación desde Taiwán.

Sosa señaló que estas pruebas darían mayor tranquilidad a la capital cruceña y expuso que retener esta donación "es una barbaridad" apuntando a temas burocráticos y expuso que no ha tenido respuesta del Ministerio de Salud y del Ministerio de Economía para dar luz verde al ingreso de dichas pruebas.

"Ha bloqueado el Gobierno nacional a Santa Cruz, el que gobierna no lo hace por un color político, sino que gobierna para todos", señaló la alcaldesa interina a los medios de comunicación

EL DEBER buscó la palabra de las autoridades del Ministerio de Salud, pero hasta el cierre de esta nota no atendieron las llamadas y mensajes, desde el entorno del ministro Édgar Pozo señalaron que están haciendo la verificación de este asunto. Mientras en la ANB se excusaron argumentando que los ejecutivos se encuentran en reunión.

Desde la comuna cruceña trabajan a contrarreloj para poner freno a la anunciada segunda ola de contagios. En las últimas horas,Sosa anunció que renovarán 3.200 contratos del personal de salud para garantizar no solo estabilidad laboral de este sector, sino también la atención a la población.

Por otro lado, también continúan llegando a los barrios para atender a la población. "Hoy estuvimos en el barrio El Paraíso, del Distrito 9, con 60 brigadas conformadas por 300 médicos para atender a los vecinos casa por casa", señaló la asesora médica, Fabiola Castedo.


Además, instalaron un punto fijo de atención médica en el módulo educativo El Paraíso, mismo que sirvió para orientar a las personas que tenían alguna duda sobre el virus. Las actividades se replican también en otros distritos.

Comentarios