Escucha esta nota aquí

La posible presencia de la cepa P.1 del coronavirus detectada en Brasil en el departamento cruceño, lleva a las autoridades locales a encender las alarmas. Fue la alcaldesa interina de Santa Cruz de la Sierra, Angélica Sosa, quien dio el primer paso para pedir que se convoque a una reunión con el Comité de Operaciones de Emergencia Departamental (COED).

En una carta dirigida al gobernador Rubén Costas, la alcaldesa interina solicitó la reunión de emergencia para coordinar medidas de prevención y tomar acciones y previsiones necesarias ante una posible tercera ola de contagios con la nueva variante del virus.

La convocatoria de Sosa apunta a evitar el posible colapso del sistema sanitario si es que se denota un alza en la cifra de infectados (se registró más de 500 nuevos contagios). Además, la autoridad advirtió que la nueva cepa podría estar presente en los municipios fronterizos del departamento cruceño. La premisa es evitar que se propague, en caso confirmarse la circulación de la P.1.

El llamado de Sosa se da en un contexto en el que hay una persona sospechosa de ser portadora de la nueva variante, quien estaría en la capital cruceña después de haber asistido a una fiesta en Brasil. 

Según el reporte de Sosa, este paciente se habría desplomado mientras jugaba un partido de fútbol en la ciudad y tuvo que ser ingresado a terapia intensiva.

Sin embargo, el secretario interino de Salud del Gobierno departamental, Marcelo Ríos, sostuvo en las últimas horas que no se ha confirmado que haya una persona infectada con el virus cuya característica de alto contagio fue detectada en Brasil, por lo que no es oficial. Dijo que para tener una conclusión concreta se están realizando las investigaciones correspondientes.

Actualmente, en la capital cruceña rige una cuarentena ordenada, sin restricciones mayores para la circulación y cuyas últimas determinaciones se abocan a la prohibición de bares, boliches, karaokes y locales nocturnos de índole similar.

Entretanto, desde Puerto Quijaro, el gerente de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Carlos Hurtado, anticipó que se podría cerrar la frontera con Brasil en las próximas horas o días, pero la última palabra recae en el Gobierno central, que tiene instalado un gabinete ministerial que tiene la tarea de contener la propagación del virus y una posible tercera ola de contagios.

Por lo general en el ampliado del COED participan autoridades de la Alcaldía cruceña, de la Gobernación, del Comité pro Santa Cruz, del sistema sanitario cruceño y autoridades de las fuerzas del orden.

Comentarios