Escucha esta nota aquí

Angélica Sosa llegó ayer a las 10.00 al edificio de la Fiscalía Departamental de Santa Cruz algo tranquila, con barras y hablando con la prensa. Al salir, tras dar su declaración por seis horas y media por el caso ítems fantasmas, estaba molesta y no hubo contacto con los medios.

En oficinas fiscales reveló que Antonio Parada Vaca mantenía contacto con los concejales, que lo llamaban para consultar sobre vacancias y sugerir nombres para que ocupen cargos en el órgano ejecutivo municipal. Además, la exalcaldesa dejó claro en cuatro ocasiones que quien firmaba los memorándums de designación de ítems era el alcalde, función que era desempeñada por Percy Fernández.

La exalcaldesa, en su declaración ante la Fiscalía, a la que tuvo acceso EL DEBER, reveló que los concejales tienen espacios para designar cargos al interior del Ejecutivo edil. En este punto vincula a Antonio Parada Vaca, principal acusado del caso ítems fantasmas, de manejar las listas que presentaban los concejales.

“Había concejales que tenían contacto constante con Antonio (Parada) por si había un cargo vacante, eso hacen todos los políticos. Antonio manejaba las listas de las personas que eran sugeridas por los concejales de las diferentes gestiones en que Antonio fungió como funcionario de Recursos Humanos”, reveló Sosa. En esa época, el actual alcalde Jhonny Fernández era concejal municipal.

Sobre Parada Vaca, la exalcaldesa reveló que lo conoce desde 2008 por la “publicidad” que le hacía Romy Paz, entonces suegra de Parada. El principal acusado por los ítems fantasma invitó a Sosa a su matrimonio en 2017 y ella asistió.

Pero además Sosa conocía al padre del principal acusado porque trabajaba en Recursos Humanos de Emacruz. Sobre su relación con el otro acusado, Julio Herbas, la exalcadesa dijo que no lo conoce.

De Javier Cedeño dijo que lo conocía por las funciones que cumplió en control de espacios públicos y reconoció que ella, como alcaldesa interina, firmó la designación de este funcionario como director a.i. de Recursos Humanos. Respecto a Javier Carrasco dijo que lo conocía porque su padre era notario, quien hizo actas notariadas para Santa Cruz Para Todos.

Nombró a Percy

En su declaración, Angélica Sosa nombró al exalcalde Percy Fernández, de quien dijo que era la persona encargada de firmar los memorandos de designación. “Quien firma el memorándum de ítem es el alcalde. Posteriormente la persona con ítem se presenta a la secretaría y la persona con ítem y (con) su memorándum, que se supone que ya cumplió con todo el procedimiento de ley. Existía un responsable que estaba encargado del control de personal”, declaró.

Cuando se le consultó si conocía a Valeria Rodríguez, contó que la conoció en 2020, primero por unas gestiones para atender a su madre (la exconcejal Romy Paz) y después cuando habló por teléfono con ella y Rodríguez le dijo que tenía documentación sobre la Alcaldía. Señala que le pidió que presente la denuncia ante la Fiscalía o la Unidad de Transparencia del municipio cruceño. Rodríguez no lo hizo sino siete meses después de revelárselo a Sosa.

“Ella (Valeria Rodríguez) había encontrado en su casa una caja de papeles con unos sellos y documentos irregulares. Yo le digo de manera firme: ‘Escúcheme Valeria, si tiene documentos irregulares y me estás comentando que estás divorciada hace siete años y estás con esa documentación en tu casa, si no denuncias vas a ser cómplice, pero si me estás llamando para un problema familiar no puedo meterme en problemas familiares”, relató Sosa en su declaración.

Luego, la exalcaldesa le pide a Rodríguez que presente su denuncia ante la Unidad de Transparencia de la Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra. Incluso le dice que está con la secretaria en ese entonces, Lourdes Teresa Ardaya, y le dice que es amiga de su mamá, la exconcejala Romy Paz. Sosa también le pide a Valeria que presente la documentación al Ministerio Público.

Ese contacto fue en diciembre de 2020. En la llamada, Valeria, según Sosa, le pide que reflexione a Parada Vaca por los problemas familiares que pasaban. La exalcaldesa se negó.

Sosa estuvo cinco meses como alcaldesa interina desde que conoció el caso. La exautoridad dijo que en ese tiempo no llegó documentación del caso a su despacho.

Ayer, al salir de la Fiscalía Sosa evitó dar declaraciones sobre su testimonio. Estuvo al interior del edificio durante seis horas y media. En varios momentos no estaba con su abogado, Jerjes Justiniano, quien salía fuera de inmueble a prestar declaraciones a los medios de comunicación.

La arquitecta Sosa ha prestado su declaración informativa en calidad de testigo, prácticamente desde las 10 de la mañana hasta las 16:30 de la tarde. Se le ha preguntado absolutamente todo y ella dejó documentos”, dijo.



Comentarios