Escucha esta nota aquí

Un hombre venía ejerciendo violencia contra su esposa a la que inicialmente obligó que le firme un desistimiento (por una denuncia anterior por violencia doméstica), pero volvió a reincidir al extremo de amarrarla de pies y manos e intentar ahorcarla, según investigaciones que lleva adelante la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia, Felcv.

La denuncia da cuenta de que el primer hecho ocurrió en enero, cuando el hombre fue denunciado por malos tratos, pues hubo golpes que causaron lesiones a la mujer. Sin embargo el agresor persuadió a su pareja para que le firme un desistimiento con el argumento de que jamás volvería a actuar de esa forma.

La Fiscalía otorgó garantías y medidas de protección a la mujer y advirtió al agresor de que nunca más debía volver a maltratarla. Pero grande fue la sorpresa para las autoridades, pues en junio el hombre, de ocupación comerciante, volvió a propinarle una feroz golpiza a la mujer, llegando a amarrarla de pies y manos. 

Incluso le apretó el cuello con el cinturón de una bata de baño intentando ahorcarla. Este abuso estaba por pasar inadvertido de no haber sido por el padre de la mujer que acudió a la Felcv y a la Fiscalía para contar lo ocurrido y pedir justicia.

La Fiscalía, a través del fiscal asignado al caso Julio César Porras, de inmediato activó el caso y ordenó la aprehensión del agresor por considerar que además del ultraje físico, incurrió en la vulneración de las medidas de protección y faltó a su palabra (jamás volvería a ejercer violencia contra su pareja).

Los policías de la Felcv detuvieron al hombre cerca al mediodía del miércoles en un punto de la capital. El fiscal Porras imputará al agresor por violencia y lesiones por considerar que se trata de un hecho grave. La afectada tiene un hijo con el violento sujeto que ahora tendrá que responder por los constantes abusos.