Escucha esta nota aquí

En Brasil son más de 20 las víctimas que se están organizando para denunciar el médico Freddy P. O., quien ejercía como cirujano plástico de manera ilegal. En Santa Cruz, el sindicado tiene cuatro procesos en su contra por mala praxis y en uno de los casos la afectada se encuentra en terapia intensiva, a raíz de una cirugía fallida, según la denuncia de sus familiares.

Róger Mariaca, fiscal departamental, indicó que el galeno no se presentó a declarar este martes, debido a que presentó un informe médico que argumentaba que se encontraba delicado de salud. Sin embargo, se determinó que un perito del IDIF (Instituto de Investigación Forense) realice una evaluación al acusado, para confirmar si “en realidad se encuentra mal de salud”.

Mariaca aseguró que el médico no cuenta con los requisitos legales para ejercer como cirujano plástico y añadió que existen cuatro denuncias en su contra, por haber intervenido a algunas personas, que tuvieron secuelas posteriores a su operación.

Por su parte, Joadel Bravo, abogado de una de las víctimas, comentó que su defendida fue intervenida quirúrgicamente por Freddy P.O. en 2019, quien le renovó los implantes de sus pechos, pero la herida no cicatrizó pese a que pasaron varios días.

“Como la herida no sanaba, el médico convence a mi clienta de operarla nuevamente y le inyecta una crema de uso militar, lo cual le ocasionó más problemas, pues le dejó la piel de las mamas con queloides, convirtiéndose así en lesiones gravísimas por marcas indelebles”, explicó el jurista.

Pese a que este caso data desde hace dos años, la víctima recién denunció al galeno, debido a que este "la tenía a vueltas” y no pudo repararle las marcas que le dejó en el cuerpo. Además, existe otra denuncia de una odontóloga que se realizó una cirugía estética y quedó en terapia intensiva.

Bravo aseguró que existen entre 20 y 30 mujeres en Brasil, que se están organizando para presentar otra denuncia contra el médico, pues fueron víctimas de mala praxis. “Las lesiones provocadas a estas mujeres son terroríficas y hasta la fecha el acusado no ha reparado los daños”, acotó el abogado.

Según Bravo, las víctimas venían de Brasil a Santa Cruz debido a que el médico les ofrecía cirugías de estética a 20 mil dólares, cuando en el país vecino los precios son el doble. Añadió que, además, ofrecía 'combos' para las extranjeras, pues cobraba por dos operaciones y realizaba tres, lo cual despertaba el interés de las afectadas.

“Como este caso salió a la luz pública, las brasileñas ahora se están organizando para presentar su denuncia y han creado una página en redes sociales para identificar a más víctimas de este falso cirujano plástico, que ejercía esta especialidad sin tener permiso. El Colegio Médico y la Sociedad de Cirugía Plástica deberían sumarse a estas denuncias y el Sedes debería evitar que funcione su clínica”, agregó Bravo.

Comentarios