Escucha esta nota aquí

Una nueva muerte por influenza se registró en Santa Cruz, así lo confirmó la mañana de este miércoles Joaquín Monasterio, director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) quien confirmó que hay "otros siete u ocho pacientes que se mantienen en situación de gravedad y si aumenta el número de decesos podemos declarar la alerta naranja”, advirtió.

El Sedes ha disparado la alerta pues los virus del A H1N1 y el A H3N2 ya tienen en su haber 213 enfermos confirmados por laboratorio. En esta epidemia de influenza, ambos han demostrado que pueden ser letales.

Muy preocupado, Monasterio convocó a la población a cooperar con la campaña de combate contra la influenza, de modo que instó a las familias cruceñas a ir a los centros de vacunación de cada distrito, sobre todo las personas que integran los grupos de alto riesgo: todos los menores de cinco años, los mayores de 50 años y las personas con enfermedades de base (como diabetes, hipertensión, etc.) corren peligro si no se vacunaron.

“Ya hemos superado los 100.000 vacunados. (…) Pero todavía quedan en existencias más de 180.000 vacunas”, informó el director del Sedes. Por ahora la epidemia mantiene en alerta amarilla al departamento, pero si la población no coopera el cuadro de salud pública puede complicarse.