Escucha esta nota aquí

El personal del hospital de niños Mario Ortiz tomó la determinación de suspender temporalmente las cirugías programadas de niños debido a la saturación de los quirófanos por la alta demanda de cirugías de emergencia

La jefa de cirugía, Melina Suárez, confirmó que la determinación se asumió hace más de un mes, por lo que las cirugías de hernias, circuncisiones, quistes y otros males que “pueden esperar”, no tienen fecha y los pacientes aguardan en sus casas.

“La cantidad de cirugías de emergencia superó a la capacidad de personal. A tal punto que el equipo de médicos que hacía las cirugías programadas ya estaba haciendo las de emergencia”, sostuvo a tiempo de precisar que se necesita contratar a más especialistas para responder a la demanda actual y a la vez retomar el ritmo de las intervenciones postergadas.

De acuerdo con datos de los especialistas, en otros meses se realizaban entre seis y siete cirugías programadas diarias.

“Hay otras especialidades de cirugías que sí se hacen, pero están tan saturadas que, por ejemplo, en Traumatología se tienen pacientes con displasia de cadera que esperan hace un año por un espacio”, sostuvo.

El jefe de postquirúrgico, Fredy Rojas, remarcó que hay más de 35 camas de postcirugía de diferentes especialidades, que constantemente están ocupadas.

De acuerdo con los médicos, el hospital cuenta con cinco quirófanos, aunque uno no está habilitado por la falta de personal.

El secretario departamental de Salud, Óscar Urenda, indicó que no tiene un informe oficial sobre la suspensión de las cirugías. Aunque agregó que ya se hizo la solicitud de más ítems al Ministerio de Salud para subsanar la falta de especialistas en los distintos servicios y se espera que hasta inicios de febrero les entreguen alrededor de 300 cargos, de estos 60 estarían destinados al hospital de niños Mario Ortiz.

Los médicos y trabajadores bloquearon ayer nuevamente en las afueras del hospital de niños. Entre gritos los profesionales pidieron la construcción de un nuevo hospital y la dotación de más ítems. Esta protesta se repite a diario desde hace más de una semana.

Otra protesta en el Plan

Médicos de la Federación Sindical de Ramas Médicas (Fesirmes) protestaron ayer en las afueras del hospital municipal del Plan Tres Mil para exigir mejores condiciones de trabajo y más personal.

Esta semana se hizo pública la saturación en la que se atiende a los pacientes en este nosocomio. En una sala de emergencia de Pediatría se atendía a los pequeños hasta en el piso. Además, cada una de las tres camas de este espacio estaba ocupada por dos pequeños.

La misma situación se replicaba en el área de atención de adultos, donde los pacientes también estaban en el piso.

El secretario del Fesirme, Hermán Jiménez, enfatizó que esperan que hasta el próximo viernes las autoridades de la Gobernación cruceña y del Ministerio de Salud respondan a su pliego o caso contrario no descartan acatar un paro departamental.