Escucha esta nota aquí

Avenidas, calles y paseos de la ciudad, donde se sembró esta especie nativa de la región, lucen vistosos con su majestuosidad.

Este toborochi se luce en la Manzana Uno, junto al aljibe que se conserva en este lugar, de visita obligada en el corazón de la capital cruceña. 

 

Esta especie es nativa de la región y florece entre abril y junio. Hay algunas que están en la plaza 24 de Septiembre, que cambian el ambiente otoñal de la 
ciudad.

Tags

Comentarios