Escucha esta nota aquí

Tigo se prepara para atender a personas con problemas auditivos y de habla, a través del lenguaje de señas. “Servicio al cliente y responsabilidad corporativa se combinan en este paso pionero”, agrega la gerente nacional de Comunicación de la telefónica, Nadia Eid.

En este marco, la compañía decidió capacitar a operadores en todo el país para expresarse en lenguaje de señas, un sistema natural de expresión y configuración gesto-espacial gracias al cual las personas que tienen problemas de habla y escucha pueden establecer una comunicación fluida entre ellos y con los demás.

Este proyecto surgió al identificar la necesidad de inclusión que tiene este segmento poblacional cuyos miembros se encuentran ante una sociedad donde las empresas y organizaciones no están preparados para atenderlos en su idioma, señalan los ejecutivos. “Tigo no podía quedar indiferente, nos comprometimos, optamos por empaparnos de este lenguaje y de esta manera convertirnos en facilitadores de información y ayuda para estas personas”, señala la ejecutiva.

El objetivo es lograr que cada uno de los nueve departamentos del país cuente con una sucursal capacitada para atender a este sector de la población. El proyecto comenzó en la sucursal de Calama, ubicada en la ciudad de Cochabamba y se expandirá por el eje troncal del país para luego llegar a los departamentos restantes de Bolivia.