Escucha esta nota aquí

Desde su excéntrica personalidad, el alcalde cruceño Percy Fernández (81) planificó el desarrollo de Santa Cruz de la Sierra. Con seis gestiones sobre sus hombros, su nombre está ligado a la historia reciente de esta ciudad.

Hoy, desde su hogar y con licencia sin fecha de retorno, el alcalde ausente ya no está rodeado de su círculo de confianza, ese que lo acompañó en sus distintas administraciones y que, poco a poco, ha dejado de cumplir funciones en el municipio.

Durante varias de sus gestiones, los nombres de las autoridades que lo acompañaban, se repetían constantemente.

‘Matula’ Vaca Díez, Mundy Farah, Freddy Teodovich, Sonia Ortiz, José Negrete, Raúl Hevia, Fernando Prado, entre otros, quienes fueron piezas claves para el destino de la ciudad; sin embargo, hoy ninguno de ellos acompaña a Fernández y tampoco están el gabinete municipal.

Hablar abiertamente del alcalde y de su situación no es tarea sencilla, porque su familia no responde y parte de sus amigos cercanos prefieren el silencio o deslizan afirmaciones pidiendo no ser identificados.

Una de ellas, que fungió como su secretaria privada, afirma escuetamente que Percy Fernández está bien de salud, pero no da más detalles porque dice que no es su familiar.

Seis meses afuera

Si bien la ausencia física de Fernández data de finales de febrero, cuando sufrió un accidente doméstico por lo que fue operado de emergencia, quienes han trabajado con él y lo conocen de cerca, dicen que la disminución del protagonismo del burgomaestre para gobernar la ciudad data de antes y coinciden en que esta última gestión (2015-2020) fue mucho más notoria.

A principios de marzo, el médico de cabecera Raúl Hevia dio a conocer las afecciones que tenía el edil: una prótesis en la cadera, que disminuyó su movilidad; diabetes, una válvula en la cabeza y un stent por problemas cardiacos que databan de hace 15 años.

Posteriormente, el alcalde fue internado de nuevo por dengue.

Con la llegada de la pandemia, el alcalde solicitó permiso al Concejo Municipal “hasta que pase la emergencia sanitaria” por coronavirus. Su edad, además de un ingreso de emergencia nuevamente a mediados de abril, puso en evidencia que se encontraba en el grupo de riesgo, es decir entre las personas vulnerables al contagio del Covid-19.

A principios de marzo, la concejal de UCS, Rosario Schamisseddine presentaba un proyecto de ley para designar alcalde interino ante la ausencia del ingeniero. “No sabemos quién nos gobierna”, indicaba la autoridad legislativa.

Un par de días después, Jorge Landívar, secretario de Gestión de la comuna enviaba imágenes del alcalde sentado en silla de ruedas, con la edición de EL DEBER de esa fecha sobre la mesa para probar que la fotografía no era de archivo. Allí se lo podía visualizar al secretario de Desarrollo Humano Raúl Hevia, el último de los hombres de confianza de Fernández y que hoy ya no se encuentra trabajando en la Alcaldía.

En la clínica

Este año, el alcalde fue internado en dos ocasiones. La primera fue como consecuencia de un accidente doméstico, poco antes del corso carnavalero por lo que se canceló su participación en esta fiesta.

La segunda internación se debió a que el alcalde había tenido complicaciones por el dengue.

Los informes médicos fueron escasos y el 22 de julio uno de sus hijos dijo que ya hacían dos meses que le habían dado el alta médica y que estaba en su casa.

El retorno

La pregunta acerca de cuándo volverá el alcalde a ocupar sus funciones en el municipio aún no tiene respuesta.

Consultados sobre el estado de salud de Fernández, el secretario de Parques y Jardines además de vocero de Santa Cruz Para Todos, Roberto Áñez, respondió que el alcalde está bien y cuidándose como todo grupo vulnerable lo debe hacer.

Áñez indicó que lo mantienen al tanto de todo. “Por supuesto que lo mantenemos informado sobre la situación, él es el alcalde”.

Consultado sobre la fecha de su reincorporación a sus funciones, respondió que se producirá en el momento que él decida. Hasta ahora rige su solicitud de licencia temporal hasta la finalización de la pandemia, la misma que se ha extendido hasta después de septiembre.

Áñez asegura que el municipio sigue con todas las políticas que él diseñó y aplicándolas en el servicio a los demás, porque su Plan de Construcción de la Ciudad se ha visto afectado por la disminución de ingresos municipales”, manifestó.

La alcaldesa interina es Angélica Sosa y juró el 2 de abril, fue ratificada en ese cargo a mediados del mismo mes cuando se conoció que Percy Fernández ampliaba la solicitud de su licencia hasta el final de la pandemia.

A la alcaldesa interina se le envió un cuestionario, pero no fue respondido hasta el cierre de esta edición.





El entorno de confianza

Raúl Hevia era el secretario municipal de Salud y ha sido el médico de cabecera de Fernández. Poco después de que asumiera la alcaldesa interina él renunció al cargo; ocurrió en medio de la pandemia y, aunque no fue confirmado oficialmente, se informó que hubo diferencias con la nueva autoridad. Ha sido uno de los últimos hombres de confianza en abandonar la comuna.

El abogado Marco Peredo es uno de los allegados al alcalde. Lo acompañó en la gestión. “Fui concejal con él en los años 94 y 95 y tengo una relación de amistad familiar. Estuve de asesor también desde 2004 hasta 2007, pero siempre al lado de él. El tiempo pasa y algún día la historia va a juzgar a la gente de su entorno, no todos han actuado como debieron hacerlo con él”, contó Peredo.

Otro cercano a Fernández fue el exoficial mayor de Planificación, Fernando Prado. La exautoridad analiza la figura de Fernández y ve que, aunque parezca no serlo, es una persona frágil.

“No resiste mucho las situaciones duras y eso lo percibí cuando trabajé con él. Cuando algo era difícil, delegaba”, recuerda.

Fernando Prado es ahora un crítico de la gestión municipal y afirma que las cabezas de los principales cargos del municipio son personas de más confianza de la alcaldesa que de Fernández.

Los opositores

“Ya no hay personas de su círculo de confianza. El único cercano y que además era su médico de cabecera era Raúl Hevia. Se han ido cambiando”, contó el concejal de Unidad Cívica Solidaridad, Johnny Fernández.

Similar posición maneja Schamisseddine. “El hecho de que Sosa haya renunciado a la presidencia del Concejo es todo un síntoma de la estrategia que ellos tienen. Sin embargo, Santa Cruz de la Sierra eligió a un alcalde y tiene derecho a saber qué pasa con él”, sostiene la concejala.