Escucha esta nota aquí

Ante la cercanía de la festividad de Todos Santos y del Día de Difuntos, que se celebran el 1 y 2 de noviembre, los comerciantes comienzan a surtir sus puestos con coronas, flores, masitas, dulces y otros productos con los que la gente acostumbra a honrar a sus difuntos.

Como viene ocurriendo en los últimos años las vendedoras de masitas y confeccionistas de coronas de hule, que antes vendían en el mercado antiguo La Ramada, en los alrededores de la Cruz Verde, ahora son parte de la feria de Todos Santos que funciona en el mercado nuevo La Ramada, ubicado en el distrito 10 de esta ciudad capital.

Son más de un centenar de comerciantes que han instalado sus puestos en el parqueo de dicho centro de abastecimiento y los han surtido de horneados y masitas que la gente compra para adornar mesas y altares para sus difuntos, siguiendo la costumbre andina que se ha enraizado entre los cruceños.

Las vendedoras de masitas Lourdes Zambrana, Verónica Tola y Paola Villavicencio mostraron parte de los productos que están a la venta desde en la mencionada feria y comentaron que la gente ya comenzó a comprar masitas, caramelos con forma de animales, escaleras de pan, coca y tantawawas (pan en forma de personas).

En cuanto a los precios, indicaron que, en general, se mantienen con relación al año pasado y que las tantawawas, que son las más requeridas, están entre Bs 5 y Bs 30, dependiendo del tamaño.

Las masitas pequeñas, como las mantecadas, suspiros y galletas, cuestan a Bs 8 la docena. Los bizcochuelos se venden: tres unidades por Bs 10, informaron las vendedoras.

“Los precios están accesibles, hay tantawawas caseras (elaboradas por ellas mismas) y también tenemos las que nos proveen las panaderías, en distintos precios”, indicó Tola. 

Coronas

En cuanto a las coronas, estas son elaboradas por 30 mujeres que se dedican a producir adornos de hule para las tumbas en sus puestos del pasillo 8, del bloque 4 del mercado nuevo La Ramada. Ellas también están en la feria de Todos Santos.

Francys Ticona (40) es una de ellas y aprendió el oficio cuando era pequeña, ayudando a su mamá que vendía en el antiguo La Ramada. El martes esta mujer trabajaba laboriosamente dando forma a los hules cortados previamente, hasta convertirlos en hermosas dalias, margaritas y rosas.

Es un trabajo minucioso que requiere de mucha destreza para no acabar con los dedos pinchados porque hay que introducir alambres en los pétalos. Con la práctica que adquirió en más de 30 años de labor, logra hacer, en promedio, 12 coronas por día.

Cuenta que cada año comienzan a acopiar su material desde marzo, llegando a copar el mercado, no solo capitalino, sino también de las provincias cruceñas y de otras ciudades del país.

En cuanto a los costos, estas artesanas venden la docena de coronas dobles (grandes), con pétalos crespos, a Bs 170; mientras que las medianas se cotizan en 80; y las chicas, en Bs 40.

Las cadenas de hule las venden en Bs 1,50, cada metro.

Por otro lado, en los cementerios municipales de la ciudad, la gente está aprovechando la ampliación del plazo para los arreglos en tumbas y mausoleos que dio la Alcaldía Municipal. Estas tareas se pueden hacer hasta el 31 de este mes, según la nueva disposición de la comuna.