Escucha esta nota aquí

En tiempos de pandemia, los periodistas están en primera líneaigual que los médicos, las enfermeras, los policías y los funcionarios públicos. Ven de cerca el peligro, sienten el mismo temor al contagio, pero permanecen en el puesto del deber para que todos estén informados del día a día de esta crisis sanitaria y de todo lo que sucede en el país y el mundo.

Los efectos se están viendo en los cerca de 100 trabajadores de la prensa que han sido contagiados de coronavirus en Bolivia. De acuerdo con un comunicado emitido por la Federación Departamental de la Prensa de Beni, hasta la fecha, 30 periodistas de esa región dieron positivo y dos esperan resultados.

A eso se suman cerca de 40 contagios en el departamento de Santa Cruz, entre ellos, del periodista de la Red Uno, Marcos Montero, que se encuentra internado en terapia intensiva. También se tuvo que lamentar la muerte del periodista Rubén Darío Méndez y del camarógrafo Jacinto Quispe Maydana.

La Federación Sindical de Trabajadores de la Prensa de Santa Cruz (Fstpsc) exige a los empresarios de los medios de comunicación brindar a su personal la máxima bioseguridad e implementación de protocolos (barbijos, lentes, alcohol en gel, ropa de seguridad y otros elementos).

Mientras en Tarija se han reportado dos casos, el canal estatal Bolivia TV dio a conocer que tres trabajadores de la empresa dieron positivos, uno de ellos es el gerente general Andrés Rojas, que la semana pasada viajó a Beni y a Santa Cruz para hacer la cobertura de la pandemia. 

La ministra de Comunicación, Isabel Fernández, informó, en conferencia de prensa, que el personal enviado por Bolivia TV a estas dos regiones permanecerá en el Centro de Aislamiento de La Paz, para descartar o confirmar cualquier infectado.

El miércoles se conoció la renuncia de la periodista Judith Prada a la jefatura de prensa de la regional de Bolivia TV, cargo que asumió hace seis meses. De acuerdo con la Fstpsc, la salida de Prada se debió a una supuesta falta de condiciones de seguridad para los trabajadores del medio estatal.

Aunque Prada manifestó su deseo de no referirse al tema, este medio recogió reclamos de los trabajadores de la regional, en el sentido de que las condiciones de seguridad no son las adecuadas. Varios de ellos temen que el contagio sea mayor, debido a que la mayoría del equipo pasa varias horas en la calle, poniendo en riesgo su salud.

EL DEBER intentó comunicarse varias veces con la ministra de Comunicación, para conocer su opinión con respecto a este tema, pero no contestó el celular.

Ante la situación, la Asociación Nacional de la Prensa de Bolivia (ANP) comunicó a sus asociados la urgencia de adoptar protocolos y medidas de prevención para cuidar la salud del personal.