Escucha esta nota aquí

Luego de tener una reunión debatida entre los dirigentes de diferentes bloques en el municipio de San Julián, los transportistas de la Chiquitania se declararon en estado de emergencia hasta el 31 de agosto, para exigir el mejoramiento de las carreteras interprovinciales.

Entre las solicitudes del sector está el pedido de una reunión directa con el presidente Luis Arce Catacora, para hacer conocer el mal estado de las carreteras de la Chiquitania. En caso de no ser atendidos hasta fin de mes, los transportistas entrarán en un bloqueo indefinido.

"Hoy nos hemos reunido con todos los dirigentes de diferentes bloques de transporte que compone la federación de la gran Chiquitania, en el municipio de San Julián, y analizando las declaraciones de las autoridades nacionales vemos que nos quieren tomar por políticos, por eso decidimos suspender el bloqueo para que entiendan que nuestro pedido no es político”, dijo Armando Apaza, representante de la federación de transportistas.

Según Apaza, el Ministerio de Obras Públicas y la Administradora Bolivia de Carreteras (ABC) incumplieron varios documentos firmados que comprometían la reparación de varios tramos que unen los municipios chiquitanos.

“Las carreteras de la Chiquitania están en mal estado, todas llenas de baches y al parecer los ministros no informan de la realidad, por eso queremos reunirnos con el presidente. La ruta que une Pailón con Cuatro Cañadas es intransitable, anoche un motociclista perdió la vida en este tramo y siempre ocurren los accidentes a causa del mal estado de la carretera”, acotó.

Los transportistas esperan ser atendidos por Arce hasta el 31 de agosto, de lo contrario anunciaron que paralizarán toda la Chiquitania, con bloqueos indefinidos en las carreteras.

Comentarios