Escucha esta nota aquí

El Gobierno municipal de Warnes flexibilizó la cuarentena y en consenso con otras instituciones decidió poner en vigencia un nuevo sistema de trabajo para el sector de transporte público: los trufis ahora trasladan tres pasajeros y los minibuses dejan un espacio libre entre las personas que suben, según explicó el vocero de la comuna warneña, Óscar Paniagua.

Para tomar esta decisión Warnes convocó a los sectores y en consenso definieron algunas medidas. Los transportistas circularán de acuerdo con el color de viñeta y dentro de sus motorizados se mantiene una distancia entre pasajeros. Pueden trasladar pasajeros hacia la capital cruceña, pero hasta donde lo permita la Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra, que mantiene la cuarentena rígida.

Esta situación ha incomodado a los transportistas de Santa Cruz, quienes denuncian que han proliferado los transportistas que traen pasajeros desde Warnes y de otras regiones. Ahora, ellos presionan para que la comuna cruceña les permita trabajar desde el 1 de julio.

Este viernes, el dirigente del sector Mario Guerrero informó que se ha dado un plazo de 48 horas a la Alcaldía cruceña para que  apruebe el protocolo que el sector diseñó, con medidas de bioseguridad. Los micreros plantean cobrar una tarifa única de Bs 3, porque solo llevarán pasajeros sentados y en horarios reducidos.

Esta determinación la hicieron conocer a través de una carta dirigida a la alcaldesa interina Angélica Sosa, con un voto resolutivo de los bloques de la Villa Primero de Mayo, Plan Tres Mil, Sur La Colorada y Pampa de la Isla -que son conformados por sindicatos y cooperativas de líneas del transporte urbano-, y que fue aprobado en una reunión el 17 de junio.

Los transportistas remarcan que están atravesando momentos críticos, porque llevan parados 90 días por la cuarentena. “Apelando a su conocimiento de nuestras necesidades, presentamos un voto resolutivo, como un pronunciamiento que emerge de la necesidad ya insostenible del sector de volver a prestar nuestros servicios, bajo cumplimiento de normas de bioseguridad presentadas por el transporte urbano”, dice la carta.

La propuesta

Los transportistas manifiestan que saldrán a trabajar desde el 1 de julio,  porque el transporte urbano de pasajeros ha venido cumpliendo estrictamente la cuarentena por  90 días, y que, hasta la fecha, el Gobierno municipal no ha aprobado las observaciones que le ha hecho llegar el sector. 

La ampliación de la cuarentena está decretada hasta el 30 de junio de 2020 y el transporte la acatará, pero advierte que  “no cumplirá un día más” de cuarentena rígida.

En su documento también plantean el uso de barbijo y de alcohol en gel, transportar pasajeros sentados y no los 35 a 38 que solían llevar. “Ahora solo podrán transportarse 18 pasajeros, por eso la población debe entender que no podemos seguir cobrando lo mismo (Bs 2)”, dijo el dirigente Guerrero.

Han salido a pedir a la calle

Los dirigentes señalan que los transportistas se han visto en la necesidad de salir a las calles a pedir colaboración. “Es doloroso ver a un trabajador del transporte pidiendo limosna porque ellos quieren salir a laburar, pero la necesidad ha hecho dejar a un lado la vergüenza”, apuntó.

Transporte ilegal

Los transportistas indican que el transporte ilegal se ha dado modos para trabajar, como son las motocicletas, carrozas y trufis, que se animan a salir y  cobran lo que quieren, por lo que la población paga desde Bs 5, 7, 10 y hasta 20 bolivianos.

Aldo Terrazas, secretario ejecutivo del Sindicato Santa Cruz, dijo que la tardanza de la respuesta del municipio está provocando que sus afiliados se pronuncien por su cuenta y eso puede desencadenar un conflicto. 

“La Alcaldía cruceña no ha dado una respuesta oficial, como ha sucedido en La Paz y en Cochabamba. Eso está provocando incertidumbre y descontento. Nosotros como dirigentes vamos a ser rebasados y eso es lo peor, porque van a circular sin cumplimiento y va acarrear más problemas", alertó Terrazas.

Pronunciamiento municipal

El pronunciamiento de las autoridades del municipio cruceño se ha mantenido en que el transporte público en general no podrá prestar servicio, salvo aquellas unidades habilitadas para el transporte de personal de empresas privadas e instituciones debidamente autorizadas e identificadas.

Recordaron que solo las autoridades pueden definir cuándo deben retomar sus actividades los diferentes sectores y cómo operarán con la nueva normalidad. En cuanto a la posibilidad de elevar el costo del transporte, indicaron que es atribución de la comuna fijar el precio, por lo que no está autorizado ningún incremento del pasaje.