Escucha esta nota aquí

Micreros y comerciantes manifiestan su desacuerdo ante la medida de cuarentena rígida decretada por la Alcaldía cruceña. Ambos gremios consideran que la disposición agrava la difícil situación económica que padecen quienes viven del día a día.

El dirigente de los transportistas, Mario Guerrero, califica la medida como “desesperada” por parte de una autoridad que también se encuentra en el escenario electoral, en alusión a la alcaldesa Angélica Sosa, candidata al sillón municipal. “El año pasado fueron 110 días sin trabajar, estamos con la economía dañada y esta cuarentena hace un daño a los trabajadores independientes”, expresó Guerrero.

Por su parte, el dirigente de los trufis, David Alanoca, también manifestó su desacuerdo ante una decisión que no ha sido consensuada con el sector. “Nunca nos han convocado para tomar la medida”, añade. Asegura que este viernes por la tarde su sector se reunirá para analizar las medidas que asumirán.




Guerrero ya adelantó algunas acciones que asumirá su sector. Hoy entregarán una carta de descontento a la Alcaldía y solicitarán al Ministro de Gobierno que respalde su derecho al trabajo. “Si la autoridad nos garantiza que no tendremos problemas con la Policía, saldremos a trabajar”, sentencia el dirigente.

Alanoca critica el hecho de que se culpe a los  gremiales y a los transportistas de ser focos de contagio y que no se critique a  “los partidos políticos cuando aglomeran gente en las campañas”.

Desde el sector gremial, la mirada es muy similar. El presidente del mercado modelo del Plan 3.000, Enrique Gonzalo, asegura que la cuarentena rígida “no es la solución para combatir el Covid-19”. Como comerciantes han asumido el compromiso de realizar controles más rigurosos en los mercados y exigen el cumplimiento de las normas de bioseguridad.

Gonzalo dijo que los tres días sin actividad “aumentan la crisis económica y social” en un periodo donde los bancos ya están exigiendo los pagos y se suman los gastos por el inicio del año escolar. Al igual que el transporte, los gremiales desconocen la medida y buscarán abrir sus puestos. “A los ambulantes no les hacen cumplir la norma y nos castigan a los mercados internos”, matiza.

Reducción en impuestos

Ambos sectores consideran el anuncio de la reducción de impuestos como una medida desesperada de corte electoral. Para Guerrero, Sosa está jugando con la salud y la economía de la población, que vive del trabajo propio”. Además, recuerda que el pasado año, durante la prolongada cuarentena rígida, ya había prometido que se perdonarían los impuestos de la gestión, situación que, al final, no se concretó.

“Juega con la población”, ratifica Alanoca. “En enero declaró un 40% de descuento de los impuestos”, y ahora, se cuestiona, si a los contribuyentes puntuales se “les va a devolver ese 20%, no es serio”.

Más intransigente se muestra el representante gremial al afirmar que “aunque nos procesen” tratarán de abrir sus comercios. “Preferimos morir de Covid-19 que de hambre”, dice Gonzalo. También desmerece el descuento tributario que “solo beneficia a ciertos sectores y no a todos”. 



Comentarios