Escucha esta nota aquí

Los ocho centros penitenciarios del departamento cruceño han empezado a recibir visitas desde este fin de semana, luego de que estuvieron encapsulados durante el 5 de abril. La decisión de reabrir las puertas, fue tomada por la Dirección Departamental de Régimen Penitenciario luego de que se realizó un rastrillaje médico y no se detectó a ningún interno con coronavirus.

“Desde ayer, sábado, hemos autorizado el ingreso de visitas a las cárceles, con el requisito de tener una prueba negativa de Covid-19 realizada por la Alcaldía Cruceña con una vigencia de 21 días”, explicó el director de Régimen Penitenciario, Mauricio Romero, en contacto telefónico con El Deber.

Romero recordó que el 5 de abril se determinó una cuarenta rígida en los penales de Palmasola, Okinawa, Montero, Buena Vista, Portachuelo, Camiri, Vallegrande.

En la carceleta de Bahía de Puerto Suárez el encapsulamiento empezó el 25 de marzo, debido a que se encuentra cerca de la frontera con Brasil, donde circula la nueva cepa del virus.

“Durante el encapsulamiento, las brigadas médicas del Servicio Departamental de Salud (Sedes) realizaron un rastrillaje médico tomando pruebas a los internos y no se detectó a ningún enfermo de coronavirus”, comentó la autoridad.

Vacunación

Romero dijo que en el penal de Puerto Suárez 67 internos y 6 policías recibieron su primera dosis de la vacuna anticovid. Añadió que las inoculaciones continuarán en los demás centros de rehabilitación, pero se priorizarán los que tienen más reos.

“Nuestra prioridad es inmunizar en las dos cárceles con más población en Santa Cruz, la de Palmasola, que tiene 5.600 internos, y la de Montero, con 420; en este orden se continuará con la vacunación”, explicó.

En todo el país, 679 reclusos ya recibieron su primera dosis de vacunas contra el coronavirus y ahora esperan por la segunda. Las cárceles donde ya se inició la inmunización son la de Bahía, en Santa Cruz, y Villa Bush de Cobija. En Guayaramerín la vacunación empezará el lunes.

Según datos de la dirección nacional de Régimen Penitenciario, tras un rastrillaje médico en los centros de rehabilitación de Bolivia se detectó a 149 privados de libertad con Covid-19, de los cuales 115 ya se recuperaron luego de recibir un tratamiento. Sin embargo, 34 continúan en vigilancia médica hasta que venzan la enfermedad.

Comentarios