Escucha esta nota aquí

Rómel Pórcel había llegado temprano y sonriente a la sesión del Concejo Municipal en la que sería cambiado. Bajito, sonriente, vestido con un traje negro y protegiéndose del frío con una chalina, quiso ser él mismo el que dé la noticia. “Es momento de dar oportunidad a otro”, dijo, antes de ingresar a la Subalcaldía de la Villa 1º de Mayo, donde el órgano deliberante presentaría su informe de gestión y renovaría su directiva. Al final, el único ‘renovado’ fue Pórcel: la presidenta seguirá siendo Angélica Sosa, de Santa Cruz Para Todos; la vicepresidenta aún es Hortensia Sánchez, del MAS, y el secretario es Franz Sucre, un hombre huraño con los medios de comunicación, que cuando fue consultado si Pórcel era alejado de la directiva por las denuncias de corrupción que pesan en su contra, respondió que él solo puede hablar de lo que sucederá de aquí en adelante.

Deliberante
El informe de gestión del Concejo fue una superproducción en la que se instalaron 15 toldos, pantallas gigantes, sillas y refrigerios para más de 3.000 personas, y se presentaron videos que resumían todo lo hecho por cada una de las comisiones. 

Citada para las 11:00, comenzó una hora tarde, cuando llegó el alcalde Percy Fernández apoyado en Angélica Sosa. Entró al ritmo del taquirari Mamarracho, saludó al ritmo de Trago Patrón, El Aguilillo y llegó a la testera cuando sonaba Merceditas, tema del Chaco argentino que las bandas confunden con cruceño. Allí, en la testera, se encontró con Pórcel, al que abrazó y besó en la mejilla antes de sentarse en la cabecera de la mesa de debates.

Pórcel había estado en boca de los fiscales a principio de año, cuando la dueña de un local lo acusó de extorsionarla. Eso se sumaba a algunas denuncias que ya había tramitado la Justicia -una por enriquecimiento ilícito- de la cual el concejal y líder de SCPT había salido bien librado. Esta vez, Pórcel pidió licencia aduciendo razones de salud. “No sea terco, hombre -le dijo Percy- no se muera. El mayor problema de la Alcaldía es que el secretario del Concejo se quiere morir”. Lo que decía el alcalde no era chiste. Pórcel debe ser trasplantado de un riñón en los próximos 15 días. 

Cuando la sesión se instaló, comenzaron los videos que resumían el trabajo de las comisiones. Ahí se vio que la Comisión de Seguridad ha sido prácticamente reducida a una de mercados, ya que de nueve actividades fuera del Concejo siete eran inspecciones a centros de abastecimiento en construcción (seis de ellas al mercado mayorista) y dos a edificaciones de estaciones policiales integrales. Además, se supo que el año legislativo que concluye (de mayo a mayo) el Concejo aprobó un 54% más leyes que en el periodo anterior, aunque la gran mayoría fueron leyes declarativas y de homenajes o de inscripción del patrimonio municipal. 

Dos cosas se destacaron todo el tiempo: la unidad y el consenso de los 11 concejales -no existe oposición- y la coordinación que existe con el ejecutivo municipal. 
“Fiscalización es el quinto punto de las tareas del Concejo según la Constitución -aclaró Sosa-, las primeras son coordinación y cooperación con el ejecutivo”.

A los anuncios
Con el recurso de los videos, la única que quedó habilitada para hablar fue la presidenta Angélica Sosa. Calificó su gestión como “de puertas abiertas”. Aseguró que al día siguiente de las elecciones municipales se acabó la contienda entre políticos y comenzó un trabajo coordinado entre todos los concejales, que condensó las mejores propuestas en el programa operativo y que en estos dos años han logrado trabajar como un equipo. Todos, sin excepción, asintieron con la cabeza. 

Destacó cifras. Por ejemplo, en los pocos meses que lleva en vigencia el Seguro Municipal de Salud, han logrado carnetizar a más de 200.000 personas (un tercio del universo de ‘asegurables’), que se han realizado más de 350.000 atenciones. Con la inscripción en Derechos Reales de los inmuebles municipales se ha sumado al patrimonio comunal más de $us 380 millones y 45 barrios han sido regularizado de los más de 500 ‘ilegales’ con lo que creció la urbe. 

Prometió que este año se trasladan los mercados y el 1 de enero de 2018 se comienza a reconstruir el parque El Arenal. Destacó el trabajo de Joaquín Crapuzzi -otro acusado de cobros ilegales- por multiplicar las recaudaciones y cubrir el bache de Bs 400 millones que dejó la baja de los precios del gas. Agradeció a Dios, al alcalde y a su familia antes de volver a su lugar en la testera.
Allí vino una especie de homenaje para Pórcel. Antes de renovar la directiva había que elegir una ad hoc que dirigiera el proceso. Pórcel fue nombrado presidente efímero y lo acompañó Loreto Moreno como secretaria. “No se me vaya a morir”, le repitió Percy y casi lo hizo lagrimear. 

El resto fue casi de rutina: la concejala Ruth Bravo propuso la plancha Sosa-Sánchez-Sucre para la directiva y no había mucho que discutir. El ‘casi’ fue obra de Jesús Cahuana. El concejal de la UCS, a quien Sosa enjuició e hizo detener hace unos años, pidió la palabra para alabar el trabajo de la presidenta, a quien responsabilizó por el buen clima de trabajo. Aprovechó para ‘darle palo’ a su jefe, Johnny Fernández (sentado a su lado), que es el único que se acuerda que se debe aprobar una carta orgánica. Para Cahuana, es una pérdida de tiempo, no hace falta: es inútil. La votación llevó un minuto, discurseó otra vez Sosa y luego le tocó cerrar a Percy. Sereno y carismático, comenzó diciendo que la solución comienza en la mente y que si no le quitan el micrófono a la presidenta “nos quedamos hasta mañana”.

Destacó que es la primera vez que se le da voz a todos los concejales, se engolosinó contando sobre las salas velatorias municipales y anunció que por más que no le corresponda al municipio, hará un hospital para el cáncer y la diabetes. Cuando uno de sus amigos sentados en la primera fila le mostró el reloj -ya eran más de las 15:30- Percy le envió un pandearroz y dio por cerrado el acto. Todos se sacaban la foto con la nueva directiva. Pórcel ya no estaba en ella. 

Comentarios