Escucha esta nota aquí

Fueron a ayudar a apagar un incendio forestal en el Parque Nacional Otuquis y la cuarentena los obligó a quedarse durante más de una semana en Puerto Suárez y Puerto Quijarro. Ayer, luego de que se les hiciera las pruebas de rigor para descartar que se hubiesen infectado con coronavirus, el Ministerio de Medio Ambiente y Agua los trasladó en una flota hasta sus hogares.

Se trata de 27 bomberos voluntarios, de los cuales 21 son de Montero, ciudad natal de la ministra María Elva Pinkert, que estuvo presente para recibirlos y para agradecerles por el trabajo realizado. Les garantizó que seguirán trabajando con ellos y que recibirán instrucción del Ministerio de Defensa.

El fuego ingresó a Otuquis desde Brasil el 12 de marzo y consumió más de 5.000 hectáreas del humedal, uno de los parques nacionales más afectados por los incendios de 2019. En su momento de mayor expansión, el incendio tuvo un frente de más seis kilómetros.

Según explicó uno de los bomberos ‘repatriados’, estuvieron combatiendo el fuego por cinco días en el campamento de Otuquis y, cuando fueron evacuados hacia Puerto Suárez y Puerto Quijarro, no pudieron volver a sus casas por la cuarentena. En todo momento, recibieron alimentación y hospedaje. Según Pinkert, el Servicio Nacional de Áreas Protegidas se encargó de su alimentación y su ministerio se ocupó de devolverlos a sus casas.

Comentarios