Escucha esta nota aquí

Más de 7.000 litros de agua fueron los que utilizaron los policías de la unidad de Bomberos para apagar tres incendios que sucedieron durante el fin de semana en Santa Cruz. Así lo confirmó el director de esta unidad, Fernando Peláez.

El primer incendio ocurrió en un depósito de muebles deteriorados, metálicos y de otras partes de madera ubicado frente a la zona del Castillo, en el Plan Tres Mil.

De acuerdo con Peláez, al promediar las 6:00, los vecinos de esta zona reportaron que había una humareda en ese depósito. Inmediatamente los bomberos acudieron al lugar y con 5.000 litros de agua lograron reducir el fuego durante más de una hora.

El incendió provocó daños materiales pero no humanos, ya que el encargado del depósito salió minutos antes a realizar diligencias personales. Peláez presume que un desperfecto eléctrico provocó un corte y el posterior incendio.

El segundo hecho sucedió en las zonas aledañas a la Terminal de Buses. Según el reporte policial, ayer al promediar las 18:30, los pasajeros que llegaban de viaje identificaron fuego en tres vertederos de basura destinados para zonas de alta concentración de personas.
Los bomberos llegaron al lugar y descargaron 2.000 litros de agua para sofocar las llamas.

De acuerdo con los testigos, supuestamente vecinos quemaron su basura dentro de los vertederos y el fuego se descontroló. Peláez pidió a la población evitar quemar sus basuras ya sea en las avenidas como dentro de los vertederos ya que esa acción puede tener sanciones importantes.

Ayer también se reportó un incendio forestal en inmediaciones del séptimo anillo y avenida virgen de Cotoca