Escucha esta nota aquí

El Tribunal Departamental de Justicia, desarrolla sus labores de forma normal en los horarios continuos desde las 8:00 hasta las 16:00 horas.

Sin embargo, hasta el momento hay al menos 30 oficinas de jueces y vocales cerradas en el Palacio de Justicia al ser diagnosticados con Covid-19. En este caso, estas personas que reciben atención médica, son reemplazadas en sus funciones por juzgados, tribunales o salas inmediatas en número, para evitar la retardación de las causas.

La presidencia del Tribunal Departamental de Justicia, a cargo del magistrado Edil Robles, fijó la realización de audiencias virtuales y también presenciales, pero bajo estrictas medidas de bioseguridad para precautelar la salud, tanto de todo el personal del ramo judicial como de los litigantes, de funcionarios de la Fiscalía, así como de la Policía y procesados que asisten y están privados de libertad en la cárcel de Palmasola por diferentes delitos.

Asimismo, el tribunal Departamental de Justicia, tanto en la capital como en las provincias, viene cumpliendo un rol de vacaciones judiciales colectivas desde noviembre de 2020. 

La vacación judicial se desarrolla en tres grupos. El primer grupo salió de vacaciones y regresó el 4 de enero, el segundo grupo hace una semana que hizo uso del período de descanso. Después de 20 días el personal regresará y le toca tomar vacaciones al tercer y último grupo.

Robles informó que, pese al periodo de vacaciones y la situación de la pandemia, se realizan los esfuerzos necesarios para que las audiencias presenciales y virtuales se realicen para no caer en acciones de retardación de procesos y causar  reclamos de los litigantes. 

El Tribunal de Justicia también desarrolla estudios y capacitaciones de jueces y personal.



Comentarios