Escucha esta nota aquí

Gritos, insultos, chicotazos y mucho caos reinó en los minutos previos al inicio de la primera sesión de la Brigada Parlamentaria Cruceña este lunes. Algunos seguidores del Movimiento Al Socialismo (MAS) y diputados terminaron con heridas en el rostro. La Policía tuvo que intervenir.

La refriega comenzó entre seguidores del MAS y de la alianza Creemos que se enfrentaron cuando los representantes masistas y algunos de sus seguidores intentaron ingresar al edificio, pero fueron resistidos. “No les tenemos miedo, ni al Comité Cívico, ni a los Pititas porque Santa Cruz es de todos”, afirmó Amalia Antonio, diputada del MAS.

El diputado de Creemos, Erwin Bazán, intentó apaciguar los ánimos, pero no pudo convencer a sus seguidores para que permitan el ingreso de los masistas. Ante esa situación, tuvo que intervenir la Policía para escoltar a los parlamentarios (minoría en Santa Cruz) y en medio de gritos y forcejeos puedan ingresar al hemiciclo.

Uno de los más afectados fue el diputado, Rolando Cuéllar, que terminó con un corte en la ceja. A puro golpes, sus partidarios lo rescataron cuando estaba siendo agredido por  contrarios al MAS.

Cuéllar, adelantó a EL DEBER más temprano que iba por el liderazgo de la bancada cruceña pese a ser minoría en este departamento. El que también busca quedarse con la presidencia es Juan Carlos Gutiérrez, de Creemos.

Los pocos policías no abastecieron en principio para frenar la trifulca por lo que tuvieron que llegar oficiales de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) para ayudar a calmar los ánimos. Después de formar un cordón de seguridad para los masistas, finalmente lograron ingresar.

Sin embargo y de manera inesperada fue sacada del lugar a chicotazos la diputada Patricia Mendoza, del MAS. Minutos después la Policía la resguardó y la parlamentaria volvió a ingresar.

Finalmente, la sesión se lleva a cabo en medio de tensiones dentro y fuera del edificio de la Brigada cruceña.