Escucha esta nota aquí

Transportistas de minibuses y trufis aguardan respuesta a las dos cartas enviadas al Comité de Operaciones de Emergencia Municipal (COEM) a través de las cuales piden a la Alcaldía cruceña que les permitan trabajar con el 80% de la capacidad de sus vehículos. Actualmente, por la cuarentena, solo se les permite trabajar con el 60% de su capacidad.

El responsable de la Federación Departamental de Cooperativas de Transporte de Santa Cruz (Fedetrans), Óscar Sánchez, avala la solicitud ante la situación de emergencia que vive el sector. “Se trabaja con todas las unidades, pero no se está generando ganancias. Un conductor puede recaudar entre Bs 80 y Bs 120 según si maneja trufi o minibús, pero ese monto diario se gasta en el mantenimiento del vehículo”.

Desde Fedetrans se ha convocado a los transportistas para congregarse y realizar una marcha de protesta por el segundo anillo de la capital cruceña. 

Al pedido para aumentar la capacidad de trasladar pasajeros, han incorporado una segunda solicitud para que la presidenta  Jeanine Áñez promulgue la ley de diferimiento de créditos que repercute directamente en beneficio del sector.

Por parte del municipio, el secretario de Movilidad Urbana, Rolando Ribera, señala que se está “analizando y valorando” las cartas presentadas por los transportistas. 

Aseguró que el pedido de los trufis se considerará en la próxima reunión del Comité Operativo de Emergencia Departamental (COED), que congrega a todas las autoridades e instituciones del departamento. En esta cita también se hará una nueva evaluación de la situación epidemiológica por el impacto del Covid-19 en el departamento de Santa Cruz.

Como portavoz de los trufis y minibuses, Sánchez alude al esfuerzo realizado por los transportistas para adecuar las unidades a las normativas de bioseguridad. Las mamparas de separación, el uso constante de alcohol en gel y la desinfección de los vehículos en las paradas son "gastos que corren a cuenta de nosotros”, apunta.

Fedetrans, según comenta Sánchez, reúne a 15 cooperativas de transporte municipal, intermunicipal e interprovincial, que “en total supone unas 30.000 unidades”. Esperan obtener el permiso para que los trufis trasladen 5 pasajeros (ahora solo pueden alzar 2) y los minibuses, 11 o 13 pasajeros (ahora solo cuentan con permiso para 8 pasajeros).

Además, insiste en que, durante este tiempo de pandemia, “la gente se ha dado cuenta de que es uno mismo el que debe cuidarse. Por ejemplo, ya usan barbijo en los minibuses y no hay que pedirles que se protejan”. 

Sánchez también destaca que ha disminuido de forma notable la cantidad de personas que hacen uso de trufis y minibuses. “La gente solo se traslada por urgencia, no lo hace como antes, por pasear”, comenta el transportista.