Escucha esta nota aquí

En Sala Plena el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), se designó a 28 vocales de todo los distritos del país. De estos, cinco nuevos magistrados se enviaron para el Tribunal de Santa Cruz, los mismos que estaban en acefalía. Sin embargo, surgieron duros cuestionamientos en los estrados judiciales por parte de profesionales del Derecho que calificaron las designaciones como un acto de injusticia y discriminación.

De manera oficial el Tribunal Supremo de Justicia, informó que había 42 acefalías a escala nacional, para las cuales se logró designar 28 magistrados para llenar los cargos y evitar la mora procesal. 

Según la Ley del Órgano Judicial, es el Consejo de la Magistratura el encargado de seleccionar, calificar méritos, exámenes y entrevistas para los aspirantes a vocales. Luego el Consejo eleva listas al Tribunal Supremo de Justicia y los magistrados los designan.

Respecto a Santa Cruz, de acuerdo a los documentos del TSJ, de 37 calificados fueron designados como vocales los siguientes profesionales abogados. Marcelo Vásquez Molina con una nota acumulada en méritos, examen y entrevista de 84 puntos; Henry Herrera Herrera con 83,67 y José Ernesto Aponte con 82,67. 

En este caso se respetó el orden de la lista porque son los primeros en nota de la nómina para Santa Cruz. Sin embargo se designó como vocal a la ex magistrada de Sucre, Mirna Sandra Molina Villarroel con una nota de 78,67 que se ubica en el puesto 10 y a la jueza de Santa Cruz, Merlin Zenteno Gonzales, con 70,17 que figura en el puesto 24 de la lista. 

Según el mismo documento del TSJ la jueza cruceña Carla Lorena Añez Méndez, obtuvo calificación de 81,33, ocupa el primer lugar de las mujeres en Santa Cruz y el quinto puesto de la nómina general pero quedó fuera.

El Consejo de la Magistratura aseguró que el artículo 48.1 de la Ley del Órgano Judicial establece la elección de vocales de todos los tribunales departamentales. En su parte sobresaliente señala que “El Tribunal Supremo de Justicia deberá garantizar que el 50 por ciento de los elegidos sean mujeres”.

Una magistrada de Santa Cruz afirmó que se hizo "una designación de injusticia" en el mismo seno donde se pregona la justicia y transparencia. 

“De manera sorprendente se respetó las notas de los hombres, ¿por qué no  puede prevalecer lo mismo en las mujeres, acaso las mujeres debemos hacer algo extra para que respeten nuestros derechos ganados con sacrificio y profesionalismo? Entonces qué tengo que hacer como mujer para que nos tomen en cuenta”, se quejó calificando como un acto de injusticia y de discriminación en el mismo ramo judicial.

Otra magistrada de Santa Cruz que pidió reserva de su identidad por temor a represalias sostuvo que “quien salió de la escuela de jueces conoce y sabe el sacrificio que se realiza. No existe mayor satisfacción que se respete tus méritos, es frustrante que tus méritos no se valoren sino tus "relaciones", los méritos tienen que ser obligatorios sin otros inventos discriminatorios. 

Así quien ingrese a la carrera judicial no tendría que someterse a ningún grupo o influencia y se consolidaría la independencia judicial. Como mujeres, se ha visto siempre la desigualdad en la designación, por qué a las mujeres les tiene que costar más, aparte de sus méritos y examen, por qué no se puede respetar las notas en las designaciones al igual que se ha hecho con los hombres” cuestionó la profesional.

En otros  departamentos

El abogado Adhemar Fernández, con 30 años en el ramo judicial en Santa Cruz y 17 de vocal y una vez presidente del Tribunal Departamental de Justicia, expresó su decepción. Afirma que en esta reciente designación en ningún departamento se respetó la condición o equidad de género que establece la misma Ley del Órgano Judicial. Por ejemplo, en Tarija se designó a cuatro vocales para cubrir acefalías.

Fernández aseguró que nunca se respetó el puntaje y la condición de género. Señaló que el Consejo de la Magistratura califica y eleva listas al Tribunal Supremo de Justicia, pero sucede que todos son elegibles y no necesariamente se debe nombrar a los mejores. “Lo que sucede es que el Consejo selecciona y pone nota y si se respetara sería lo ideal pero los del Tribunal Supremo entonces serían unos simples ratificadores. Pero lo ideal es que se elija a los mejores y se respete la condición de género”, dijo.

Fernández, ve imperiosa la necesidad de modificar la Ley 025 para que la designación de jueces y vocales sea por el mérito obtenido, sin dar lugar a los "acuerdos" de sala, bajo sanción del delito de incumplimiento de deberes. Así los primeros serían designados les guste o no, sean de su ideología o no, la carrera judicial sería transparente y no como ahora.

Falta la última palabra

Sin embargo, el mismo Tribunal Supremo aseguró que las actas de las designaciones no fueron firmadas aún por los magistrados de sala plena al haberse presentado algunas observaciones o discrepancias por las recientes designaciones de los vocales en Santa Cruz y en los otros ocho distritos del país. Los magistrados deben ponerse de acuerdo, para firmar el acta y luego extender los títulos para la posesión de los vocales designados, pero se deben superar las diferencias.

Comentarios