Escucha esta nota aquí

Las cifras del susto dan cuenta que en lo que va de 2020 ya son 10.700 los pacientes diagnosticados clínicamente con dengue y 2.282 tienen dengue comprobado en laboratorio. Hasta la fecha, 3.500 fueron internados, lo que provocó una sobresaturación en hospitales, y lo que inquieta más es que entre el 45% y el 50% de los afectados son niños. Ese es el panorama que describió ayer el director del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Marcelo Ríos, quien lamentó que la epidemia no haya bajado su virulencia a pesar de las acciones ya emprendidas, como mingas y fumigaciones.

La medida de implementar 100 camas en el hospital Pampa de la Isla (60 para niños y 40 para adultos) para derivar ahí los casos de dengue y así descongestionar los hospitales de tercer nivel, no ha surtido aún el efecto deseado, pues actualmente solo se pudieron implementar 25 camas para niños porque no hay pediatras para su atención. Es decir, las camas, los insumos y los medicamentos están, lo que no hay es el recurso humano para atender.

“Lo complejo es que esta última semana la epidemia nos ha mostrado que entre 45% y 50% de los internados son niños, por lo tanto, se hace un poco más complicado la atención porque los niños que están en un hospital de segundo nivel no pueden ser atendidos simplemente por Medicina General, necesitan pediatras”, explicó Ríos a tiempo de asegurar que van a hacer todo el esfuerzo para que la situación sea subsanada.

“Lamentablemente no hemos podido completar las 100 camas dispuestas en el hospital de la Pampa de la Isla ya que hubo dificultad para conseguir la cantidad dispuesta de especialistas”, dijo y anunció que en el Hospital Municipal Francés se van a habilitar 15 camas más para Pediatría.

“En el Francés sí hay pediatras, el problema es que no hay las camas físicas, entonces estamos viendo con la Alcaldía de sacar camas de otro lado para aumentar”, explicó al indicar que en la Pampa no había suficientes pediatras y que la idea inicial era llevar profesionales, pero que les ha costado conseguir. “Los pediatras disponibles están en el sistema público y hay una norma que dice que un médico que trabaja en la parte pública no puede recibir otro sueldo del Estado, entonces el Ministerio solo nos puede dar medio contrato y nadie quiere estar así. Ha sido un tema laboral el que nos perjudicó la solución”.

Desde la Alcaldía

El secretario de Salud de la Alcaldía, Raúl Hevia, confirmó que los centros de salud de primer y segundo nivel están totalmente saturados. “El dengue se nos ha ‘trepau’ hasta las nubes y no tenemos recursos humanos; la infraestructura la tenemos, al igual que el equipamiento y los medicamentos. Me estoy yendo a La Paz para dar de una vez por todas una solución definitiva a este tema”.

Hevia aseguró que a finales del año pasado la comuna junto con la Gobernación, el Colegio Médico y el Fesirmes elaboraron un estudio técnico que demuestra que, en el primer nivel se requieren 1.650 recursos humanos y en el segundo nivel, 1.300. “Vamos a ir a pedir todo (la reunión con el Ministerio es el miércoles), la salud no espera. Esto ya parece África, en los tres niveles. Tenemos que buscar una solución de fondo, no parchecito”.

Además, dijo que está viendo la forma de solicitar que los residentes de tercer año de Pediatría y Medicina Interna vayan al hospital de la Pampa y colaboren.

El Ministerio y la Iglesia

El ministro de Salud, Aníbal Cruz, informó de que participó en la sesión 146 del Consejo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en Ginebra, donde presentó los avances que se generan en el área de la salubridad en Bolivia, en los tres meses de Gobierno de la presidenta Jeanine Áñez. “Hemos hablado de la importancia de lo que corresponde a esta epidemia del dengue que está azotando a las Américas, nos hemos juntado con todos los países de Sudamérica, para trazar una estrategia en la parte epidémica”.

Por su parte, la Iglesia pidió a la población asumir la corresponsabilidad de implementar las medidas de prevención contra el dengue diseñadas por las autoridades del área de salud en las zonas endémicas. “El Señor nos pide también ser solidarios con las personas enfermas”, encomendó monseñor Sergio Gualberti.

Actualmente, el Comité Científico en el departamento confirmó cinco decesos y tiene para analizar otros seis fallecimientos más.