Escucha esta nota aquí

La justicia de Brasil acaba de sentenciar a 20 años y 10 meses de prisión al ex delegado de la Policía Civil de Mato Grosso del Sur, Fernando Araujo Da Cruz Junior, al ser hallado culpable del asesinato calificado de película del boliviano Alfredo Rengel Weber, durante un acto de celebración que se desarrollaba en la Asociación de Ganaderos de Puerto Suárez, el 23 de febrero de 2019.

La sentencia fue emitida por el juez André Monteiro, de la Primera Vara Criminal de Corumbá, luego de la valoración y deliberaciones desarrolladas por casi un día de abundante documentación presentada por el promotor, (equivalente a fiscal en Bolivia), Rodrigo Amaro.

Un crimen de película

Las investigaciones realizadas por autoridades de la Policía Civil de Brasil revelan con detalle las circunstancias del hecho violento protagonizado por un exdelegado de ese país fronterizo, pero que acudió a la Federación de Ganaderos de Puerto Suárez, justo cuando se celebraba un acontecimiento social.

Las diligencias judiciales levantadas señalan que todo sucedió cuando se celebraba la posesión de un nuevo directorio de la Asociación de Ganaderos de Puerto Suárez.

La víctima, Alfredo Rengel Weber, se encontraba en el lugar porque era ganadero asociado. De pronto irrumpe en el local un hombre que fue identificado como al ex delegado de la Policía Civil de Mato Grosso del Sur Fernando Araujo Da Cruz Junior. Portaba un cuchillo y directamente apuñaló al ganadero Alfredo Rengel Weber y luego escapó. En el lugar se encontraba la esposa de Fernando Araujo Da Cruz Junior, y su padre, el presidente de la Asociación de Ganaderos.

El ganadero fue trasladado a un hospital de Puerto Suárez para recibir los primeros auxilios, pero por su estado grave y al no existir las condiciones en el centro médico es llevado en una ambulancia a un hospital de Corumbá.

Los registros de la Policía de Brasil señalan que la ambulancia con el herido había pasado el puesto fronterizo y ya ingresando a Corumbá, de pronto, es interceptada por una motocicleta que obliga al vehículo de emergencia detenerse bruscamente. De la motocicleta se baja un hombre armado con una pistola, abre la puerta de la ambulancia y dispara una ráfaga contra la humanidad de Alfredo Rengel Weber, provocándole la muerte instantánea.

El hecho que causó conmoción y que para los agentes civiles solo pueden darse en series de películas, se registró delante de un médico, el chofer de la ambulancia y la hija de Alfredo Rengel. El autor de los disparos, que resultó ser el delegado policial de Brasil Fernando Araujo Da Cruz Junior, escapó.

Desaparecen las imágenes

Familiares de la víctima presentaron pedidos clamorosos de investigaciones a la Fiscalía de Puerto Suárez, por considerar que en el crimen hubo dos cómplices y encubridores. Una era la esposa del delegado de la Policía Civil y su padre, que presidía la Asociación de Ganaderos. Fueron señalados de haber promovido la fuga del autor del crimen y de brindar información para que llegue al acto y primero ataque a puñaladas a Rengel Weber y, después, hacerle un seguimiento y rematarlo a balazos en la ambulancia cuando ya estaba en territorio brasileño siendo trasladado a un centro médico.

Asimismo, los familiares de la víctima presentaron evidencias de que al momento del ataque en la Asociación de Ganaderos neutralizaron las cámaras de seguridad y desaparecieron todas las evidencias o registros. Sin embargo, se presentaron testigos presenciales que prestaron sus declaraciones para la identificación plena del autor del asesinato.

Las investigaciones desarrolladas por la Policía de Brasil permitieron dar con el paradero de Fernando Araujo Da Cruz Junior. De inmediato las autoridades del estado brasileño lo destituyeron de forma definitiva del cargo de delegado de la Policía Civil de Mato Grosso del Sur. Finalmente, Araujo Da Cruz Junior fue condenado a 20 años y 10 meses de cárcel al ser encontrado culpable del delito de homicidio.

Sobreseimiento en Bolivia

Mientras en Brasil el autor principal del suceso violento es sentenciado, los familiares de la víctima consideran que en Bolivia es todo lo contrario. La Fiscalía de Puerto Suárez emitió recientemente la resolución conclusiva del caso y decidió dictar sobreseimiento en favor de la esposa del exdelegado preso en Brasil y del padre de esta última, el presidente de la Asociación de Ganaderos.

La defensa impugnó la decisión por calificarla de injusta. Considera que la Fiscalía no hizo una real valoración de las pruebas, ignoró el encubrimiento y complicidad de las personas, además de la desaparición de los registros de las cámaras de seguridad. La Fiscalía de Santa Cruz a la cabeza de Róger Mariaca, analizará la impugnación presentada.

Comentarios