Escucha esta nota aquí

Al amanecer de este viernes, alrededor de las 6:00, vecinos del barrio Oriental y Canal Isuto, llamaron a la Policía para denunciar que en ese lugar se hallaba "estacionada o abandonada" una patrulla de la Fiscalía Policial de la Dirección Departamental de Investigación Interna (Didipi) y que en el interior del vehículo se encontraba el conductor en estado de ebriedad.

Según los partes oficiales a los que accedió EL DEBER, los policías que se constituyeron al lugar tomaron contacto con un vecino, testigo clave. Así mismo, confirmaron que la vagoneta Suzuki, con placa 5219-NGK, color verde y blanco, con el logotipo de la Policía, y que estaba estacionada en vía pública es de la Fiscalía Policial.

El documento señala que los agentes verificaron que en el interior del vehículo se encontraba un hombre vestido de civil y en estado de ebriedad, quien se identificó como el capitán G. A., oficial de la Policía, que se desempeña como fiscal del Departamento de Investigaciones Policiales (Didipi). 

El informe también da cuenta de que en el momento en que los policías requisaban el vehículo, el capitán descendió de la vagoneta y se dio a la fuga en otro motorizado particular.

La patrulla que manejaba el capitán fue trasladada a la Unidad Policial de Tránsito, en la zona de Los Tusequis, para la investigación correspondiente.

Esta casa periodística, tomó conocimiento de que los investigadores del caso han recibido presión de cargos superiores para frenar la investigación del capitán G. A. Algunos investigadores expresaron su malestar por la acción.


Comentarios