Escucha esta nota aquí

POR:  ADHEMAR MANJÓN

Alfonso Ichu llegó a Santa Cruz en 1994. Tenía 15 años. En ese entonces la zona donde arribó con sus hermanos era muy diferente a lo que es hoy. “El Plan 3000 ha cambiado mucho, se ha expandido bastante”, dice Alfonso. En 1997 se inicia un proyecto musical importante en esa zona: la Orquesta Hombres Nuevos, impulsada por Damián Vaca, Karina Carrillo, Arturo Molina y Rubén Darío Suárez Arana. Alfonso ingresa al coro y luego se convierte en violinista. Tiempo después se le abre otro camino.

“Como no había luthieres que arreglen los instrumentos de la orquesta, estos se iban arruinando, se acumulaban las reparaciones. Ahí nació la iniciativa de los profesores Arturo y Rubén de enviarme a estudiar lutería. Por esos años vino una delegación francesa a la Chiquitania a enseñar música y creación de instrumentos”, recuerda Ichu.

A punto de cumplir 43 años, Ichu nunca abandonó el Plan 3.000. Empezó viviendo en el barrio 18 de Marzo, ahora reside en la Ciudad de la Alegría. En este tiempo ha visto cómo el Proyecto Hombres Nuevos, que cobija a la orquesta, ha ayudado a los jóvenes de esa populosa zona con diferentes programas educativos y culturales. Ichu vio crecer y convertirse a Nelson Astete en un violinista extraordinario, que hoy vive como músico profesional en Rusia. “Él nació en el Plan y empezó a ser músico en la Orquesta Hombres Nuevos”, menciona Ichu.

Lamenta que las autoridades municipales no los apoyen. “Hasta ahora la alcaldía y la ciudadela no tienen idea de quiénes somos y eso que llevamos más de 20 años de trabajo”.

Taller Amatista

En 2007, con su hermano Francisco, crearon el taller de lutería Amatista. “Estamos especializados en la construcción de violines profesionales”, dice Ichu.

“Lo que nosotros estamos buscando es ser un referente fuera de Bolivia en cuanto a la construcción de violines. Yo siempre les decía a los maestros lutieres: tenemos que encontrar el sonido de Bolivia a través de sus maderas. El país tiene tantos bosques que se están destruyendo, pero a pesar de todo eso nos ofrecen un canto muy hermoso y eso lo pueden hacer los violines, violas, chelos y contrabajos que producimos”, dice el artista beniano.

Ichu no deja de mostrar su felicidad al recordar que hace un par de semanas, en un recital de la Orquesta Sinfónica Juvenil, se estrenó por primera vez, a nivel mundial, un instrumento creado por ellos: el violín profondo, que fue interpretado por Jiri Sommers. El violín fue diseñado en Alemania por el maestro boliviano Gerardo Yáñez.

Ya enviaron unas copias de ese violín profondo a Europa. También envían violines barrocos para Chile, y construyen también para el festival de música barroca. “Las orquestas de Bolivia no deberían tener instrumentos chinos sino instrumentos creados por artesanos bolivianos”, finaliza Ichu.

Comentarios