Escucha esta nota aquí

Un subteniente de la Policía fue denunciado por su pareja, una abogada, de propinarle golpizas hasta el extremo de ultrajarla con la placa policial que usa en su uniforme. Pese a que presentó la denuncia en dos oportunidades, adjuntando fotografías como pruebas de las agresiones, ayer, aparentemente presionada, la mujer desistió de seguir con las acciones. La Fiscalía le brindó medidas de protección.

Ante la denuncia, el uniformado había sido citado para que declare ayer por la mañana en la Felcv de la Pampa de la Isla, ante la fiscal Margoth Vargas. La denunciante llegó, pero para sorpresa de las autoridades estaba acompañada de su agresor, y frente a los fiscales firmaron un documento de desistimiento. Ante esto, la fiscal se limitó a brindarle, por segunda vez, medidas de protección.

Las revelaciones

En las primeras declaraciones la víctima relató que hace más de un año es pareja del oficial. En ese tiempo contó que sufrió agresiones en el vehículo del hombre, en su casa y en otros sitios.

Su abogada, Irma Gutiérrez, manifestó que la víctima denunció y que presentó fotografías de las partes de su cuerpo que mostraban las lesiones provocadas por las golpizas. La jurista denunció que su cliente una vez fue empujada desde el vehículo de su pareja. En aquella oportunidad acudió a la Felcv de la Pampa de la Isla, pero las fotos que presentó en ese momento, extrañamente, “desaparecieron”.

La carta escrita por el Policía

La jurista Gutiérrez reveló que en una de las ocasiones que la víctima fue golpeada, fue a la casa de su padre y este, al verla, le preguntó qué le había pasado. Ella, ante el temor de denunciar a su pareja, le dijo que la habían asaltado. Su papá no le creyó, por lo que la víctima le contó la verdad.

El progenitor acudió ante el agresor a reclamarle, hizo que le pida disculpas por lo ocurrido e incluso lo instó a escribir una carta donde se comprometía a no agredir más a la mujer.

La misiva está en poder del padre y fue de conocimiento de las autoridades como una prueba.

Luego de esto, la afectada y sus familiares supusieron que las agresiones cesarían, pero el 30 de septiembre, la mujer fue víctima de una nueva golpiza. “Esa vez incluso sufrió hasta cortaduras en las piernas con la placa que llevan en el pecho todos los policías”, dijo la abogada defensora, que ayer no acompañó a su cliente.

Para el director departamental de la Felcv, Paúl Saavedra, este caso está aún con una indagación abierta que es de conocimiento del Ministerio Público.

Asimismo, Saavedra aclaró que el denunciado no ejerce funciones en la Felcv, por lo que no existe ninguna relación con la unidad que persigue a los agresores de mujeres.

DENUNCIAN OFRECIMIENTO DE BS 2.000 PARA DESISTIR; RECOMIENDAN TERAPIA SICOLÓGICA PARA LA VÍCTIMA
La mujer que denunció la agresión y después decidió desistir de la acción penal es abogada y trabaja en una entidad estatal cruceña.

Luego de presentar la denuncia fue requerida por los profesionales sicólogos de la Defensoría.

En una de las entrevistas, los peritos recomendaron que urge la necesidad de que se someta a por lo menos ocho sesiones de terapia sicológica, por considerar que no solo está deteriorada de manera física, sino también emocional y sicológica.

La abogada comunicó la recomendación de los sicólogos a sus familiares, a quienes les hizo saber que fue objeto de una presión para desistir del caso y que el agresor incluso le habría comunicado a la víctima que estaba en condiciones de resarcir el daño entregándole Bs 2.000.

Sin embargo, después de la audiencia en la Pampa, la agredida no se comunicó ni con su abogada ni con sus familiares.