Escucha esta nota aquí

El director del Hospital de Niños Mario Ortiz, José Luis Ferrufino, se enteró la noche del lunes que dos enfermeras del pabellón de Quemados contrajeron el coronavirus en dicho centro por el contacto con un niño que llegó de la zona de los valles con quemaduras y se ignoraba que portaba el virus.

El paciente no presentaba ningún síntoma de la enfermedad viral, pero, de todas formas, en el hospital se le tomó una prueba, cuyo resultado tardó más de una semana en ser emitido por el Cenetrop. Mientras tanto, las dos enfermeras lo habían atendido como a cualquier otro paciente y se infectaron. Ahora, se encuentran con baja médica.

Esta situación hizo reunirse de emergencia al Comité de crisis del hospital de Niños que decidió enviar al personal que entró en contacto directo o indirecto con las mujeres afectadas de salud en ese pabellón, a la Caja Nacional de Salud, donde están asegurados, para la atención correspondiente.

Asimismo, todos estos salubristas demandaron que se les haga la prueba respectiva para saber si contrajeron la enfermedad, pero, cuando se hicieron presentes en la Caja Nacional, les dijeron que no tienen los reactivos para hacer las pruebas.

“Acá en el hospital, no puedo hacerles las pruebas, porque incumplo una norma establecida por el Ministerio de Salud. Lo que estoy haciendo es lo que dice la norma, mandarlas a la Caja, que saquen ficha para ver si corresponde hacerles las pruebas, y si no, tendrán que volver a retomar su actividad laboral, pero ahí está el miedo de que, siendo positivas, contagien a los demás”, lamentó Ferrufino.

La autoridad médica del Hospital de Niños manifestó que la patología de coronavirus en los niños es totalmente distinta a la de los adultos. Es decir, no muestran los síntomas que presentan los mayores.

“Por esta razón, en el nuevo plan de contingencia se ha quedado en que todos los niños que vengan de la zona de los valles y del norte, serán tomados como altamente sospechosos para Covid-19 y se les hará la prueba, así no tengan sintomatología. Eso va a disminuir el riesgo de contagio del personal médico del hospital, siempre que los resultados lleguen rápido”, dijo Ferrufino.

En este nosocomio infantil, hasta el momento dos pediatras de la sala de Emergencia y cuatro licenciadas en enfermería se han contagiado con el virus. 

No recibirán más pacientes

Otro problema serio en este centro de referencia es la saturación que sufre el área de Covid-19, pues no tiene más espacio para acoger a ningún paciente. Cuenta con 10 camas: cinco son de la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) y las otras cinco para la Unidad de Cuidados Intermedios (UCI), que ahora están copadas.

“No vamos a atender a más pacientes porque no hay donde recibirlos y no voy a contaminar a mi personal de otras áreas. Hemos elaborado un plan de contingencia que se lo va a respetar. Paciente que llegue, lamentablemente no se lo va a asistir, tendrá que ir al centro que le corresponde en su zona”, indicó Ferrufino.

“El Hospital de Niños es un centro de tercer nivel para patologías graves, no para pacientes sospechosos ni para patologías leves”, agregó la autoridad y aseguró que ha mandado muchas cartas al Ministerio de Salud y al Sedes, informando de esta situación y pidiendo que se habiliten espacios en otros recintos, pero no ha tenido respuesta.

“Han dicho que están viendo la posibilidad de habilitar más espacios, pero hasta ahora no lo han conseguido, porque el tema de los hospitales se subsana con ítems”, subrayó Ferrufino.

A estos inconvenientes, se suma el hecho de que el personal de hospital se ha reducido, por lo menos en la mitad, debido a que la resolución ministerial 218, ha instruido que el personal médico mayor de 65 años, mujeres embarazadas y personas con patologías de base, deben irse a sus casas durante la pandemia.

“Ese personal era nuestra segunda línea. Si nuestra primera línea se enferma, que es lo que está sucediendo, quién va a poner los recursos humanos para reemplazar las bajas que tengo. Por eso es que varios servicios se verán afectados pronto, se irá limitando la atención en el hospital, porque no hay personal”, aseguró el director.

Asimismo, el personal que ha trabajado en la atención a los pacientes con dengue y el que está atendiendo a los afectados con Covid-19, no descarta una huelga, debido a que se les debe los salarios. A los del dengue le adeudan tres meses y a los del Covid-19, de un mes.