Escucha esta nota aquí

La falta de oxígeno medicinal ha puesto en emergencia nuevamente a los pobladores de Yapacaní que tienen a familiares enfermos de Covid-19 y deben trasladarse hasta la ciudad de Santa Cruz para buscarlo. La falta de este insumo ya se ha cobrado la vida de un paciente este fin de semana.

La directora del hospital de segundo nivel de Yapacaní, Ambar Ayala, informó de este fallecimiento. “Nos vemos forzados a decir a las familias que se busquen oxígeno”, sostuvo a tiempo de explicar que no fueron informados por la planta de Villa Tunari de que dejaría de abastecer de oxígeno a ese nosocomio, debido a la alta demanda en esta población.

Ahora tenemos 10 pacientes, todos dependientes de oxígeno”, sostuvo Ayala al expresar su preocupación por tres, cuyos familiares no han podido conseguir el insumo y por lo tanto, sus vidas están en peligro.

EL DEBER conversó con algunos de los familiares que esperaban en la puerta de la sala de aislamiento del hospital de Yapacaní, todos pendientes de las necesidades de los enfermos. Comentaron que han tenido que organizarse para conseguir medicamentos, así como oxígeno.

El grupo de familiares que tiene a sus seres queridos luchando contra el Covid-19 insta a las autoridades a solucionar el problema de la carestía de oxígeno, caso contrario, adelantaron que no descartan iniciar medidas de protesta.

En el caso de José, que tiene a su madre y a su hermana internadas en la sala de aislamiento, contó que todos los días peregrina hasta la capital cruceña para conseguir oxígeno, cuyo costo -según dijo- oscila entre Bs 150 y Bs 200.

“Lamentamos que la Gobernación de Cochabamba haya decidido dejar de surtirnos oxígeno; en esta pandemia debemos trabajar juntos”, señaló José refiriéndose a la prohibición de la venta de oxígeno por parte de la planta de Villa Tunari, hasta donde todos los días la ambulancia del municipio de Yapacaní acudía para suministrarse de este insumo.


Comentarios