Escucha esta nota aquí

Un recluso de 53 años murió en la cárcel de Palmasola y se espera que las autoridades de salud hagan la prueba en laboratorios especializados para confirmar o descartar si el deceso fue por coronavirus.

La muerte fue confirmada a EL DEBER por el gobernador de la cárcel de Palmasola, coronel Wilfredo Coca. Según el informe, el interno falleció alrededor de las 18:00 horas de ayer. Estaba en una especie de cuarentena en el recinto de la guardería. 

Tras conocerse de la muerte las autoridades del penal se movilizaron por precaución, llamando de manera insistente a las autoridades del Sedes para levantar el cuerpo y se cumplan con los protocolos establecidos. 

Sin embargo, el coronel Coca lamentó que no contestaban las llamadas y cuando respondieron argumentaron que no había ambulancias. Al no haber respuesta del Sedes la Policía dio parte a la central de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen. Los agentes de homicidios de la Felcc acudieron la madrugada de hoy, hicieron el levantamiento del cadáver y lo trasladaron a la morgue de la Pampa de la Isla.

Según los informes de la Gobernación, el fallecido era procesado por delito penal de estafa. Estuvo siendo atendido en el centro de salud de la cárcel pero por otra enfermedad menor. Sin embargo, por precaución fue puesto en cuarentena en la guardería donde ayer murió.

El gobernador Coca manifestó que se espera que los resultados de laboratorio no arrojen que la muerte fue por coronavirus.

Otro interno fue evacuado al San Juan de Dios

El gobernador también confirmó que la mañana de hoy otro interno fue sacado y trasladado al hospital San Juan de Dios. Según el informe, este recluso presentaba problemas en la respiración por falta de oxígeno. Por eso causó gran preocupación y fue llevado al centro médico.

El coronel lamentó que acaba de recibir informes de sus policías que el interno sigue en las puertas del hospital y no hay una atención oportuna, hecho que causa gran preocupación.

La cárcel de Palmasola es la más poblada de Bolivia con unos 6.000 privados de libertad.