Escucha esta nota aquí

Por Desther Ágreda

La tranquila tarde de un domingo en la comunidad 16 de julio, a 50 kilómetros al Noreste de Ascensión de Guarayos, se vio alterada entre las 15 y 16 horas de ese día. Un temporal de lluvia y granizo, junto a corrientes huracanadas de viento, afectó severamente a más de una decena de viviendas.

Ante el estupor y la impotencia de los vecinos, el viento levantó las calaminas que techan las casas de los habitantes de la comunidad. También afectó a la escuela que está construida con el aporte vecinal.

"El sol estaba fuerte; de un momento a otro se escucharon truenos lejanos, el cielo se oscureció, e inmediatamente llegó el viento, la lluvia con granizo y fuertes descargas eléctricas", contaron los lugareños al Alcalde Municipal Suizo de Nilson Carrasco, que este lunes llegó hasta el lugar, junto al Director de Medio Ambiente de la municipalidad, Jaime Vázquez. Las autoridades han supervisado el levantamiento de los daños ocasionados por el sorpresivo temporal para analizar formas de apoyar a la comunidad.

La autoridad edil llegó con vituallas, medicamentos y alimentos para los damnificados, mientras se hacen gestiones ante Defensa Civil, para levantar los techos despegados.

"Fue un verdadero desastre; pero gracias a Dios no se presentaron daños personales", indicó el Secretario de Medio Ambiente tras observar el estado de las viviendas.

El viento desprendió las calaminas que cubrían las humildes viviendas.



El Gobierno Municipal de Ascensión busca ayuda para colaborar a las familias damnificadas.