Escucha esta nota aquí

Una joven de 25 años de edad, se arrepintió y no le quedó otra alternativa que confesar la autoría intelectual de la muerte de su madre de 47. El suceso ocurrió en la ciudad de Warnes, según el informe de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv).

El hecho se registró el 4 de septiembre cuando la hija junto a su concubino planearon el crimen. La autora intelectual dijo estar cansada de soportar los ultrajes físicos de su madre desde cuando era niña y por eso se juntó con E. M. B. V., consumieron bebidas alcohólicas, además de otra sustancia prohibida, y esperaron la noche. En horas de la madrugada la hija se ocultó detrás de un árbol para espiar mientras el hombre ingresó por la barda armado con un cuchillo y mató a la mujer que estaba descansando en su cama.

El director de la Felcv, coronel José María Velasco, informó que inicialmente se procedió a la detención del hombre que luego fue llevado a una audiencia cautelar y el juez determinó su detención en la cárcel de Okinawa.

La Felcv evidenció que había otra persona vinculada al crimen violento. La tarde de este martes los policías ubicaron a la joven de 25 años, que finalmente confesó haber planificado el crimen de su madre.

En sus declaraciones reveló que, después de ver morir a su madre, se fue para buscar refugio en otro lugar. Llegó a San José de Chiquitos y asegura que no podía dormir, ya que su conciencia no la dejaba vivir en paz. Fue así que se arrepintió, fue detenida y presentada a la Fiscalía.

El fiscal de la Felcv, Grober Vega, que recibió la declaración de la joven, la imputó por delito de feminicidio. La Fiscalía presentó un acuerdo con la joven para que se someta a un procedimiento abreviado y a una pena de 30 años de cárcel por el delito cometido. La joven aceptó, firmó el acuerdo para ser sentenciada ante un juez. “Este es un hecho muy doloroso”, dijo el representante del Ministerio Público.