Escucha esta nota aquí

Una niña de tres años presentó un dolor abdominal intenso por lo que fue llevada a los servicios de salud. Luego de una ecografía le detectaron un quiste debajo del hígado, lo que encendió la alarma para hacer otros estudios especializados en el hospital Japonés hasta determinar que se trataba de un quiste de colédoco y anastomosis (conexión de la vía biliar con el intestino).

La patología identificada se trata de un abultamiento de la vía biliar, lo que produce que los infantes tengan ictericia (ojos amarillos).

Con el diagnóstico los médicos determinaron someter a la pequeña paciente a una cirugía lo antes posible, pero esta fue la primera vez que intervinieron esta patología a través de la técnica laparoscópica. La cirugía fue el 6 de mayo de este año y duró aproximadamente cuatro horas. Tras un corto periodo de recuperación, la niña salió caminando del hospital.

El jefe de cirugía y urología pediátrica del hospital Japonés, Germán Quevedo, explicó que, aunque ya tienen la experiencia de decenas de cirugías de quiste de colédoco, esta es la primera vez que aplicaron la técnica que permite la visión a través de un lente óptico. “Estos quistes tienen tendencia de volverse cáncer, por eso sí o sí tienen que operarse. Esta es una cirugía considerada entre las más complicadas de la cirugía pediátrica”, enfatizó.


El equipo decidió retratar el momento al finalizar la compleja cirugía

El especialista remarcó que debido a que se utilizó la técnica laparoscópica, la pequeña tuvo una cicatriz muy pequeña, (dos centímetros) mientras que si se realizaba cirugía abierta, la incisión debía ser de al menos diez centímetros.

El especialista destacó que desde el 2006 se implementa el método laparoscópico en las cirugías en el Japonés para diversas intervenciones, entre estas riñón, vejiga, intestino, recto, entre otros.

Cirugías a positivos de Covid

Quevedo señaló que las cirugías pediátricas se están realizando con regularidad en el hospital Japonés, entre las intervenciones más frecuentes están hernias, urológicas, testículos no descendidos, reflujos, entre otras.

Desde que inició la pandemia, el equipo operó a tres infantes positivos a Covid con otras patologías de atención urgente.

El médico René Cardozo, parte del equipo del Japonés, detalló que en todos los casos se trataba de infantes con apendicitis.

“Hay un protocolo antes de la cirugía. El equipo médico sabía que los pacientes tenían coronavirus y cumplieron todos los protocolos de bioseguridad”, remarcó.

En el Japonés se tiene una media de tres a cuatro cirugías por día. Las más frecuentes son apendicetomías, malformaciones de recién nacido, entre otras.

Demora de tres meses

El cirujano pediatra, Roberto Gómez, parte del equipo, indicó que faltan cirujanos pediatras y por eso las cirugías programadas tienen una demora de hasta tres meses.

Quevedo agregó que se requiere al menos duplicar la cantidad de profesionales para abastecer la demanda pediátrica.

A la semana se realiza un promedio de 30 cirugías, entre las que son de urgencia y las  programadas. Los niños también demandas atención en casos complejos durante la pandemia y los médicos modernizan sus técnicas.

Comentarios