Escucha esta nota aquí

A su corta edad, una niña de 9 años ya sufrió una serie de eventos en su vida; primero, cuando su familia se desintegró y luego cuando su progenitora decidió abandonarla. La dejó al cuidado de su padre, pero este a su vez le encomendó la crianza a su madre (la abuela de la pequeña), quien ha sido descubierta maltratando a la menor.

Fue a través de un video, que se difundió masivamente en las redes sociales, que se descubrió el último maltrato. Las imágenes muestran a la abuela regañando a la niña, después de haberla amarrado, con una soga atada al cuello, a un árbol en el patio de la casa. Este accionar de la mujer, de 69 años, se viralizó en las redes sociales, llegando a conocimiento de las autoridades de Cotoca, lo que motivó el rescate de la menor y que sea puesta a buen recaudo.

La representante de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia del municipio de Cotoca, Alba Verónica Arteaga, indicó que la niña estaba al cuidado de la familia paterna y fue su propio padre quien encargó a la abuela que cuide a su hija.

Se conoció que, en ausencia del padre, la abuela aprovechaba para agredir a la pequeña.

“La familia paterna no sabe nada de la mamá de la niña, dicen que la abandonó cuando la menor estaba de dos años y no volvieron a saber nada de ella”, dijo Arteaga.

Las autoridades de Cotoca conocieron el caso el pasado lunes por la tarde y acudieron de inmediato al domicilio para salvar a la niña y entregarla a su padre y la familia ampliada.

“La niña vivía con la abuela y su tía paterna, ambas estaban a cargo, y el papá constantemente estaba visitándola porque se desconoce del paradero de su mamá", explicó.

En la entrevista sicológica que se le realizó a la víctima de los maltratos, indicó que era sometida a violencia con frecuencia. Incluso dijo que, el día que fue amarrada al árbol, la abuela le propinó un manotazo que la dejó con una herida en el labio. En la evaluación forense le dieron 12 días de incapacidad.

Por su parte, el fiscal Wálter Paredes informó que la abuela de 69 años fue imputada por el delito de violencia familiar y doméstica. Tras la audiencia cautelar, el juez determinó su detención domiciliaria y además se le prohibió acercarse y tener algún tipo de contacto con su nieta.

“No se puede permitir una agresión de tal magnitud, además de atarla del cuello y la cintura le da un manazo y le deja una herida en la boca”, dijo.

Comentarios