el arzobispo reconoció que, en la sociedad actual, “al que piensa diferente hay que hacerle la vida imposible”.

El Deber logo
23 de enero de 2023, 4:00 AM
23 de enero de 2023, 4:00 AM

Ayer, en sus homilías, monseñor René Leigue y Aurelio Pesoa coincidieron en el mensaje al pueblo boliviano

“Hay un problema serio en un sistema judicial marcado por la balanza inclinada hacia un lado”, lamentó en su homilía de ayer monseñor René Leigue, arzobispo de Santa Cruz. Además, pidió a los fieles “una reflexión sincera” sobre la justicia que se espera.

Desde la Basílica Menor de San Lorenzo (catedral cruceña), el prelado consideró urgente una revisión de la justicia para que recupere la confianza de la población. “En este tiempo, tenemos una oportunidad para reformar la justicia”, demandó.

Se refirió al movimiento emprendido por los juristas independientes para recoger la cantidad de firmas necesarias que permita abrir un proceso legal de transformación del sistema judicial.

Según Leigue, en estos tiempos, se recurre a la justicia para castigar a los opositores.

La autoridad eclesial también rescató un mensaje de unidad. “Somos un pueblo, una comunidad, una familia. Cada uno con su manera de ser, cada uno con su manera de pensar. Eso no significa que vamos a estar divididos o peleados entre nosotros”, reflexionó.

Además, el arzobispo reconoció que, en la sociedad actual, “al que piensa diferente hay que hacerle la vida imposible”.

Por esto, y con la necesidad de la unidad, Leigue exhortó a “que se pongan de acuerdo, a que no haya divisiones y vivan en perfecta armonía”.

Por su parte, monseñor Aurelio Pesoa, recordó al pueblo que Dios invita a la conversión verdadera sin condiciones y recordó que todo acto de división de los creyentes es el primer pecado de la Iglesia, en ese contexto indicó que para Jesús no existen fronteras geográficas e ideológicas, porque él vino a congregar a todos.

Monseñor Pesoa indicó además que el cambio interior en cada persona es posible si deja que entren Jesucristo y su evangelio.

En ese contexto planteó que, ante las divisiones, conflictos y falta de entendimiento en el país, la respuesta es Jesús, la luz verdadera, y aceptarlo exige un compromiso serio que obliga dejar a un lado todo lo que impide seguirle.

“Jesús nos llama a la paz, justicia, tolerancia y sin discriminación. Como Iglesia de Dios, que peregrina en Bolivia, invitamos a todos los hombres de buena voluntad a optar por el camino de la reconciliación, el perdón, con nosotros mismos y con nuestro prójimo”, finalizó.

El obispo del Vicariato Apostólico de Pando, monseñor Eugenio Coter, llamó a los papás a pensar la vida de la casa de la familia desde la mirada de los hijos. “El político piense la vida de la sociedad desde la mirada de la gente más sencilla. Fiscales y jueces, aprendan a pensar la vida desde la pobreza de los desamparados”, exhortó la autoridad eclesial.

Coter, además, pidió prestar atención al tema de la palabra de Dios, y dijo que el domingo es la oportunidad para todos de recordar, de estar presentes cuando se lee la palabra del señor. “Hay casi un 30% de nosotros que llega después de la palabra de Dios”, lamentó.

Asimismo, llamó a respetar la palabra, del mismo modo que debe respetarse al prójimo.