Escucha esta nota aquí


Jorge Guido Landívar es un cruceño enamorado de la tierra que lo vio nacer. Desde que llegó a este mundo, el 6 de abril de 1962, ha vivido en la zona céntrica de la ciudad, primero por inmediaciones de la capilla Jesús Nazareno y ahora, a dos cuadras del corazón de la urbe. Este arquitecto, master en Sociología Urbana, ha acompañado la transformación de su zona, pero con preocupación ha visto que el caos, el abandono y la falta de políticas municipales le han ganado a la planificación.

Cansado de ver el deterioro del lugar y como representante de la Asociación de Propietarios de Predios del Centro de Santa Cruz de la Sierra (APC CRUZ), viene tocando puertas de instituciones públicas y privadas, pues quiere recuperar la zona.

APC CRUZ nació precisamente ante la necesidad de los vecinos de mejorar la calidad de vida, “ante el abandono por parte de las autoridades y ante normas que establecen lo que se puede o no construir, con un reglamento que nos discrimina por vivir en el centro”, dice.

Con miras a buscar solución a los problemas que los afectan, APC CRUZ ha presentado sendos proyectos de revitalización del lugar, ha logrado que se aprueben normas como el de la recuperación de espacios públicos y el desarrollo del carnaval en el centro. Asimismo, organiza seminarios, charlas y conferencias donde se abordan temas de interés para los vecinos; recientemente hizo una encuesta para conocer el sentir de sus habitantes. Sin embargo, Landívar dice que hay mucho trabajo por delante.

Como vecino, su mayor sueño es ver al centro histórico convertido en un sitio hospitalario, ordenado, seguro; un lugar referente de la identidad del cruceño, sustentable, un destino turístico, generador de fuentes de empleo, donde niños, jóvenes y adultos convivan pacíficamente y tengan calidad de vida.

Hoy, lastimosamente, el centro cruceño luce abandonado e inseguro; y fuera de los horarios laborales se ha convertido en una zona fantasma, poco amigable. Al desorden en los mercados, la proliferación de boliches y el caótico tráfico vehicular hay que añadir la falta de luminarias y de patrullajes que incrementan la inseguridad; la maraña de cables aéreos que no dan buena imagen al lugar; y la tugurización versus la desaparición de antiguas casonas.

Revalorizar la zona

Landívar está convencido de que el Gobierno Municipal necesita contar con una secretaría o dirección que atienda de forma exclusiva los asuntos del centro histórico; una oficina en la que entendidos en la temática puedan hacer gestión, desarrollar planes, programas y proyectos para transformar el corazón de Santa Cruz de la Sierra.

“Necesitamos crear circuitos turísticos, históricos y que las Alianzas Público Privadas tengan una contraparte significativa por parte del municipio”, dice y agrega que urge mejorar la infraestructura a través del cambio de losetas, un plan de aceras y de arborización, más baños públicos y mejoramiento de las plazas y parques. “En el centro necesitamos que la gente llegue, que haya más estacionamientos para los visitantes, instituciones públicas y ofertas diversas”, remarca.

Casonas

En cuanto a la posibilidad de peatonalizar la zona, cree que aún es muy prematuro, pero que es un proceso que se dará con el tiempo.

Sobre la recuperación de las casonas plantea una recategorización de las mismas, con incentivos fiscales, exenciones tributarias y una norma que ayude a una mejor utilización del terreno para poder darle un uso alternativo.

Comentarios