Escucha esta nota aquí

Con 4.888 casos positivos de coronavirus que pasarán a duplicarse en diez días en Santa Cruz, el secretario de Salud de la Gobernación, Óscar Urenda, manifestó este miércoles que es fundamental ampliar la capacidad de las terapias intensivas. En este sentido, aseguró que “hará todo lo que sea necesario” para habilitar 20 camas para pacientes críticos en el pabellón de Neumología del hospital San Juan de Dios y trasladar ese servicio al hospital del Distrito 10.

Urenda reparó en que la Gobernación no ha podido hacer uso de los 15 respiradores avanzados que recibió del Gobierno nacional porque el personal del hospital San Juan de Dios se opone al traslado del Servicio de Neuomología al nosocomio del Distrito 10, para que ese lugar se convierta en una sala de terapia intensiva para pacientes de coronavirus.

“Hace dos meses estamos queriendo el traslado de los pacientes del Servicio de Neumología para instalar en este espacio 20 camas de terapia intensiva. Hemos tenido problemas con el jefe del servicio, con el sindicato y con el personal. Hoy haremos lo que sea necesario para disponer de ese espacio y en los 28 espacios instalar (inicialmente) 20 camas de cuidados intensivos”, manifestó Urenda en rueda de prensa.

La autoridad de salud adelantó que en los próximos días llegarán otros 30 respiradores y se necesitan ambientes con tomas de oxígeno y otros servicios para instalar más terapia intensiva en los hospitales de tercer nivel, toda vez que los domos del Japonés demorarán otros diez días en se habilitados. “Hoy necesito del apoyo de la población para poder disponer de las terapias intensivas que necesitan los ciudadanos para sobrevivir. Es un tema fundamental y vamos a recurrir a la instancia que corresponda para hacer cumplir la necesidad de esta epidemia”, señaló Urenda.

Los trabajadores

Al respecto, Cleotilde López, ejecutiva del Sindicato de Trabajadores del San Juan de Dios, indicó que el centro del Distrito 10 no cuenta con las condiciones para recibir pacientes con problemas pulmonares, porque no tiene una central de oxígeno ni servicios integrales de un hospital de tercer nivel.

Aseguró que le preocupa, principalmente, los pacientes con tuberculosis y que son resistentes a algunas drogas, ya que necesitan de especialistas en neumología, que están en el San Juan de Dios.

Comentarios