Escucha esta nota aquí

¿Va a aceptar el pedido de la presidenta? ¡Claro que sí! Fue la respuesta casi inmediata de Óscar Urenda, secretario de Salud del departamento, que se apresta a volver al trabajo de manera presencial luego de haber superado el Covid-19, o como dicen en las redes sociales: “Nuestro capo anti pandemia agarró el virus, lo masticó, lo escupió y el lunes vuelve al trabajo. Chuck Norris tiene competencia”.

El jueves 7 de mayo anunció que dio positivo a Covid-19 y que ya no se lo iba a ver dando el reporte diario de nuevos positivos en el departamento y se le quebró la voz. Siguió trabajando desde el aislamiento y en algún momento requirió internación por su edad (72 años). Este sábado dio a conocer que tras una segunda prueba que dio negativo al virus está listo para volver al ruedo y vaya que volverá con doble asignación: la presidenta del Estado, Jeanine Áñez, anunció en su Twitter que le encomendó a Urenda y su equipo atender la pandemia en Beni, el departamento de origen de la primera autoridad y el que más preocupa porque allá la situación se está saliendo de las manos.

Visiblemente confiado y optimista por haber superado la prueba del coronavirus, el doctor Urenda está con renovados bríos e incluso sonriente por tanto halago recibido en las redes sociales que lo ven como un ‘capo anti pandemia’.

“Ya estamos listos, mañana a las 7:30 de la mañana me voy con un equipo, con Marcelo Ríos (director del Sedes Santa Cruz), Roberto Tórrez (epidemiólogo del Sedes y además miembro del Comité Científico que asesora a la presidenta) y Boris Chang (parte del equipo de vigilancia Epidemiología del Sedes)”, aseveró. Se van a conversar con los médicos, a evaluar lo que se ha hecho hasta el momento y ver cómo se puede reencaminar la situación. La misión ya tiene la venia del Gobernador, que un día antes se lamentó por no poder ayudar más al departamento hermano. Protegidos con su capa inmune por haber contraído y superado la enfermedad, Urenda y Ríos marchan a Beni, Tórrez y Chang no pescaron aún el virus, pero el deber los convoca primero.

El doctor Urenda no esconde sus ganas de volver al ruedo, ya lo dijo una vez, que ya no veía la hora de sobreponerse a la enfermedad y estar “del otro lado del charco”, para seguir trabajando y haciendo lo que sabe. Claro que su optimismo no siempre estuvo por encima de todo; hubo momentos de miedo, lo reconoce sin vueltas, porque tiene en contra la edad, que sobrepasa las siete décadas.

  

-¿Seguirá a la cabeza de la salud en Santa Cruz? ¿o es este un primer paso en la línea de convertirse en ministro del área?

No por favor, con todo el respeto que se merece la ministra (Eidi Roca) con la que he establecido buena comunicación, esta es una tarea para ayudar a un hermano departamento que ha pedido la presidenta. Vamos a establecer una línea de comunicación para fortalecerlos, siempre y cuando tengamos nosotros las condiciones para ello. Nosotros seguimos en Santa Cruz

- En tiempos difíciles lo que más necesita un pueblo es esperanza y lo primero que busca la gente es un héroe. Todo parece indicar que usted es el elegido…

(Risas que casi rayan en carcajadas) No da pa’ tanto… somos muchos, pero está bien (que la gente se lo crea), porque necesitamos que la gente escuche, haga caso: esta epidemia solo se va a parar con distancia social, barbijo y lavándose las manos, ya no nos queda otra. Si toda la gente hace esto se va a parar la transmisión.   

-El gobernador anunció que para el 1 de junio habrá una nueva estrategia descentralizada contra el coronavirus, pero hay cosas que quedaron en el limbo a partir del escándalo de los respiradores, por ejemplo, el hospital de Montero… ¿qué dice de todo esto?

Ayer tuvimos una reunión vía Zoom con la ministra, con la procuraduría del Estado, con el Aisem, con la empresa constructora, con diferentes actores para ver el tema de Montero. Ya hemos trazado una ruta legal y técnica hasta el sábado, que nos permita empezar a funcionar el 15 de junio, hay la mejor de las voluntades. ¿Cuál es el problema? ¿por qué el Gobernador pide descentralización? Porque siempre estamos en una línea burocrática con el Gobierno central. Poder definir las cosas pasa por varias manos. El centralismo siempre tiene una burocracia y tiene que ver nueve departamentos y trescientos y tantos municipios y mil cosas. Si hubiera una real autonomía, nosotros sin dejar de coordinar con ellos, podríamos ser mucho más efectivos.

- Su recuperación del Covid-19 es un ejemplo testimonial de que el virus se supera y que no debiéramos tenerle tanto miedo… ¿es así?

Hay que tenerle miedo. No tiene la última palabra porque con voluntad, acudiendo a un médico y haciendo lo que se tiene que hacer uno puede superar la enfermedad. Por desgracia, hay mucha gente que todavía no lo supera, cuando uno ve 117 fallecidos, es un porcentaje bajo estadísticamente hablando, pero uno sabe que son 117 familias quebradas. Entonces, hay que tener miedo.

-¿Usted tuvo miedo?

Por supuesto que sí, cuando me dieron el positivo sabía yo los riesgos personales que corría en mi salud y por supuesto que tuve miedo, pero le voy a decir un refrán antiguo: El miedo es de prudentes, superarlo es de valientes. La gente debe superar el miedo para hacer lo que se tiene que hacer y enfrentarlo como corresponde. Y mejor que todo eso, si lo evita, para eso necesita disciplina, educación, cultura y escuchar lo que le dicen las autoridades

-¿Usted requirió internación?

Sí, por mi riesgo, por mi edad, porque mi sistema circulatorio y pulmonar no debe estar de 20 años. Entonces tenía que estar bajo cuidado médico. Solo tuve dolor de cabeza y de garganta.

-La familia va a tener que entender que si su obligación ya era grande con Santa Cruz, ahora se duplica con Beni porque va a apoyar a ese departamento…

Así es. Pero no es que eso nos sobrecargue, es más bien la oportunidad de apoyar a un hermano departamento y esa es la voluntad que tenemos desde el Gobernador hasta nosotros y tenemos que hacerlo.