Escucha esta nota aquí

Texto: Desther Ágreda

Ya han transcurrido 32 días desde la toma de la oficina de la Alcaldía de Guarayos por personas acusadas de asentamientos ilegales, en protesta porque el alcalde Suizo de Nilson Carrasco no les brindó apoyo en el litigio por el que se les acusa. La justicia falló en su contra.

Hasta el momento no hay indicios de solución, más al contrario, la situación tiende a agravarse, porque  el grupo de personas, a quienes llaman "loteadores", amenazaron con volver a bloquear la carretera si el alcalde no renuncia  al cargo.

La autoridad edil presentó querella en contra de los "cabecillas" del grupo, la justicia libró mandamiento de aprehensión, pero la acción  aún no ha sido ejecutada.

Al respecto, Elizabeth Chemanduarazi, una las líderes del grupo, al conocer  la orden de aprehensión en su contra, dijo no tener ningún temor al arresto, y que en caso se dé, advirtió que la vivienda del alcalde será quemada.

Mientras esto acontece, en la población ha surgido más de un inconveniente, como la falta de medicamentos en la farmacia del Hospital Municipal Guarayos, también se registra la escasez de insumos químicos para la potabilización del agua, a cargo de la Empresa de Servicios de Agua Potable (Emapsa).

El cierre de la Alcaldía también afectó al cuerpo de bomberos forestales, quienes no cuentan con recursos para la compra de combustible, desde hace más de un mes no hay control en los ingresos al pueblo para evitar mayor contagio del coronavirus y el COEM no se reúne para impulsar acciones por la cuarentena, puesto que el alcalde, como presidente de la entidad, no convoca a reunión al no encontrarse en el pueblo. 

Además, la basura se acumula en calles y aceras, al no pasar el carro basurero para su recojo.