Escucha esta nota aquí

Huber Vaca

Los padres de una menor de un año y 10 meses de edad, que falleció por traumatismo en el cráneo y que presentó signos de sofocación, según el examen médico forense, fueron enviados este domingo con detención preventiva a la cárcel de Palmasola  por determinación de la jueza Mery Janeth Mojica, del juzgado de Pailón.

El fiscal que investiga el caso, Walter Cisneros, acusó al hombre por la presunta comisión del delito de infanticidio, mientras que la madre por complicidad. En primera instancia, los progenitores manifestaron que la niña se había caído cuando viajaban en una carreta. El hombre, identificado como José Luis C., trabaja como vaquero en la propiedad Chquitano en una comunidad ubicada a 160 kilómetros de Pailón, sobre la carretera Bioceánica.

Su esposa terminó confesando que el hombre la  mandó a encerrar los terneros; ella se fue a cumplir la tarea acompañado por  su hija mayor, de tres años. Cuando estaba realizando el trabajo escuchó los gritos de su niña menor que se había quedado con su padre, y al llegar al cuarto la encontró sangrando.

Ellos llamaron a su empleador que los ayudó con Bs 400 para ir hasta Pailón. Viajaron con la niña ya fallecida, pero en lugar de buscar apoyo de sus familiares se dirigieron a casa de una amiga de la madre. Luego, intentaron sacar el certificado de óbito de la menor en un centro de salud y fue así que una doctora dio parte de lo ocurrido a agentes de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv), que aprehendieron a los padres.

La jueza determinó que la niña de tres años permanezca con su abuela mientras el personal de la  Defensoría la Niñez y Adolescencia hace una valoración  psicosocial.